domingo, 18 de noviembre de 2012

Carpetazo

Se acabó el hechizo.
De repente te das cuenta de que no hay nada que te aporte. Nada bueno, nada bonito, nada.
Es como una bofetada dolorosa cuando te escudas en el "qué habría pasado si...".
No habría pasado nada, no está pasando nada, no pasará nada.

Se acaba la magia y empiezas a ver que no hay arreglo (que no tienes arreglo), que las fórmulas secretas están bien en la teoría, pero que en la práctica, los amores imposibles y los entes destructivos jamás cerraron huecos.

Carpetazo.

Dejemos de lado nuestro doble juego, los daños colaterales y la falta de madurez.
Dejemos de jugar. Ya no me haces sentir distinta. Me equivocaría si siguiera pensando que podríamos habernos salvado (podríamos haber follado, eso sí).

Ya no espero nada de ti, más que que entiendas que si yo me he dado cuenta, tú también puedes.
No tenemos nada que ofrecernos.
Ni ahora ni en otra(s) vida(s).

2 comentarios: