sábado, 24 de noviembre de 2012

Sigo desnudándome.
Supongo que se ha vuelto rutina arrancarme la piel en vez de quitarme la ropa.
Mi desnudez es la única compañía cuando llega la tormenta. El frío nos congela y no tengo abrazos con los que taparme.
Se me han acabado los recuerdos bonitos

2 comentarios:

  1. Si se te han acabado, vístete, ponte algo cómodo, que vamos a salir a la calle a buscar más.

    ResponderEliminar
  2. Entonces habrá que fabricar más.

    ResponderEliminar