domingo, 30 de diciembre de 2012

Y así fue el año

Acabé contigo. Te corté en pedacitos y los esparcí por el suelo. Y que cada uno llegue donde tenga que llegar. Y que toques y cales a otros/as, pero no vuelvas más.
Te dejé caer y me elevé hasta el cielo y, la verdad, el soporte de algodón no fue mérito propio. Alguien preparó mi vuelo y me acomodó entre sus brazos para que todo fuera mejor.

Me di un par de coscorrones y aprendí a poner tiritas.
Vacié la papelera y llené un bote de gominolas para quitarme el mono, para llenar huecos.
Quise. Quise tanto que volví a vivir. Y estoy dispuesta a seguir viviendo, así que ya sabes, voy a quererte más.

Pequeñas personitas se colaron en mi universo y las recibí de buen grado. Ahora se acurrucan a mi costado y nos quitamos el frío mutuamente.
Nos va bien así, nos apañamos así.

No hay sonrisas grandes, porque han sido todas enormes, para contrarrestar el chaparrón de lágrimas y hacer las paces con el sol, que estaba cansado de tanto nubarrón.

Sigo queriendo seguir.
Volveremos a vernos...y serán aún mejor. Te lo prometo

jueves, 27 de diciembre de 2012

Por y para ti

Dicen que si un escritor se enamora de ti, no morirás nunca.
Tú eres la razón por la que escribo y no sé si eso me convierte en escritora o es sólo darle un uso a todas esas frases que no puedo susurrarte.
Si pueden enamorarse de ti por mis letras, habré hecho bien. Si sólo una persona sueña con conocerte, cada respiración tendrá sentido.
Lo que tú eres -cuánto te quiero-, merece trascender y calar y colarse en pedacitos de otros corazones y que ellos te sueñen y te vivan y alimenten tu recuerdo.
Seremos inmortales.
Tú porque eres un sueño y yo...porque intenté plasmarlo en un lienzo.
Cientos de maneras de hablar de ti, de describirte; toneladas de fotos, entradas de conciertos, de cine, recibos de Mcdonalds, pequeños detalles en mi mesita de noche y un latido constante que te nombra: S1-S2-TEM.

Todo lo que pueda decir, todo aquello que te hace grande, no es comparable ni a ti ni a lo que haces conmigo. Aún así, vivirás siempre en mí y yo viviré contigo. Y todo aquello que contaré a mis hijos y todas las historias que te seguiré escribiendo, llenarán el mundo un poco y seguirán haciéndote sonreír.

Me regalaste la oportunidad de sentir, ¿cómo no devolverte la vida?
Una y mil veces, mi amor. Seremos eternos

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Los besos que aún no te he dado

Me siento desnuda si no me tocas, es cierto.
Como si me faltaran pedazos, como si pudiera consumirme en cualquier momento.
Y es que tú me demostraste que soy frágil, desenvolviste mis capas y te colaste donde duele. En la ausencia y la presencia, te deseo.
Por encima de cualquier cosa que pueda anhelar y de los vacíos que traía ya puestos; de mi maleta cargada de inseguridad y mis taras...malditas taras. Por encima de los que se han ido para no volver y de los que volverán sin ser llamados, yo espero por ti y corro por ti.
Esta vulnerabilidad disfrazada de dependencia me causa problemas y me colma de alegrías. Es saber que puedo, que sé sentir, lo que me eleva y me apaga.

Te echo de menos. En cuanto dejo de rozarte, me congelo

sábado, 22 de diciembre de 2012

Crónica del fin del mundo

Estábamos tan tristes que acabamos consumiéndonos.
Nos tragó la Tierra -¡por fin!-,
Tantas ganas de acabar y tan ansiosos de un principio,
Como Sophie y Julien, combustión entre cemento.

Sin solución, uno decide hundirse y el otro se agarra,
fuerte, bien fuerte.
Me asfixian tus ansias y te beso más,
Como tratando de ahogarte también, como pretendiendo quedarme tu vida.

Morir. Y el romanticismo. Y las relaciones que no están. Y agarrarme a tus caderas.
Y "la petite mort". Fuerte. Más fuerte.
Aire entre tus piernas. Y ceder. Y fundirse. Y perderse. Y encontrarse. Y ser tú. Y ser nadie.

viernes, 14 de diciembre de 2012

De los que dolemos

Quise explicarlo y aquí estoy.
Dolorida y difusa, falsa imagen de mí.
El frágil vuelve a apoderarse de mi fuerte,
y queda poco-o nada-pero te lo quiero dar.
Como una misión kamikaze,
te envuelvo mi alma en tiras de piel.
Macabro y dulce, como la yo que te quería.
Si es drogodependecia, amor o sigo masoquista,
si sé o puedo o quiero poder,
todo queda en nada, porque la realidad es otra.
Que si tú no quieres, no hay quien pueda.

De los que dolemos,
a los que dolemos.
Funerales y desgarros de corazón.
De los que no sabemos, ni podemos,
crear canciones o hacer poesía.
Chillan mis rotos,
que quieren tus hilos,
y no sé si tú -pero quiero que tú-

domingo, 9 de diciembre de 2012

De cómo nos volvimos esp(a)ciales

El frío espacial cala huesos.
Cuando vas navegando entre universos, la ausencia viaja entre tus costillas.
Íbamos flotando. Y no era bueno. No había nada bueno en aquella inmensidad.
A veces, me acariciaba la tripa, hambrienta de caricias; otras, me rugía el alma, llamando a los besos en la nariz(de esos que hacen tantas cosquillas que te dejan la sonrisa cerca cerca de las orejas).
Me dedicaba a hablar conmigo de cómo me había ido el día. Nunca tenía nada interesante que relatarme y, con el tiempo, terminé olvidándome de cómo contar un cuento.
Siempre necesitando cosas bonitas que llevarme a la boca y siempre encontrando pedacitos de hielo que apilar en el corazón.

Mirando desde arriba, la gente parece siempre enfadada y creo que terminé enfadándome un poco también.
Me enfadé tanto que se me hincharon los mofletes y, convertida en globo, perdí el rumbo recto que llevaba.
Dando vueltas como una peonza, caí sobre otro ser esp(a)cial.

sábado, 1 de diciembre de 2012

B

Recuerdo la sensación de hundirme.
Hundirme con las luces apagadas, contra tu pecho y en silencio, romper a llorar.
Recuerdo tus manos acariciándome el pelo, pidiéndome que siga, que no me culpe, que no sea fuerte nunca más.
Te recuerdo a ti haciéndome vulnerable.
Otorgarte la capacidad de romperme, entregarte mis secretos.
Recuerdo hacerme más tuya que de nadie, permitiéndome caer, diciendo en voz alta "hice mal".
Las lágrimas recorriéndote la camiseta del pijama y dedos expertos buscando secarlas de raíz. Me apretabas fuerte y me hacías grande.
Pequeña y grande y brillante...y sé que pensabas "qué bonita es, cuánto la quiero". Y sé que decidiste calmarme las penas poquito a poco.
Sin matar monstruos ni decir "ya pasó". Amando fuerte.

Te llevas mi mano a la boca y me besas dulce. Y yo creo que ya puedo morir, de amor, de felicidad o de pena.
Que ya puedo morir, que ya soy todo lo que podría ser.

Y me siento plena y pequeña y estoy asustada y me baila el corazón.
Y tú me estrujas fuerte, tan fuerte que ni siento, pero siento tanto...

Te estoy queriendo tanto que me quiero a mí.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Intentarle explicar a alguien el significado de esp(a)cial es como sacar conjeturas acerca de la vida después de la muerte.Se puede divagar, pero el significado real sólo lo saben los seres esp(a)ciales, que no pueden estar más vivos.
Sólo hay dos personas esp(a)ciales en todo el multiuniverso. Una eres tú y la otra soy yo cuando estoy contigo, cuando somos juntos.
Esp(a)cial nació para ti, porque no eres de este mundo y sería injusto darte una palabra que definiera a otros. Tú eres tú y yo soy tú cuando me abrazas tan bonito.
Me gustaría explicar lo que siento paso a paso, cómo me haces reír a carcajadas o convertirme en un cachorro vulnerable contra tu pecho. Los seres esp(a)ciales somos únicos y podemos ser únicos porque nos une el corazón.
Tú me haces esp(a)cial porque cambias mi visión de la rutina, porque veo en color después de siglos en blanco y negro, porque recorrí el multiuniverso buscando una caricia que me esperaba entre tus dedos. Porque empecé a vivir cuando fuimos esp(a)ciales y me cogías de la mano y bailábamos en la calle y nos besábamos como en las películas y todos pensaban que éramos un desastre.

Todos gritaron que esto no era normal ni sano...y yo decidí que no lo sería, que sería esp(a)cial y así, todos llevaríamos razón.

¿Hay algo más grande que esta magia indefinible, que estas cosquillas, estos miedos, que tú que yo, que nuestra oportunidad de ser juntos...?

Esp(a)ciales.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

A veces pienso en vosotros, los que os perdisteis por el camino.
Aquellos los que amé, por los que lloré, con los que reí.
¿Dónde estáis y por quién andáis ahora?
A veces me duele la perdida. También los fracasos. Los miedos.
La escarcha que me habéis dejado en el corazón.
Me culpo por las bajas y me azotan las promesas sin cumplir.

A todos mis cadáveres, ¿por qué seguís vivos?

domingo, 25 de noviembre de 2012

97%

Me doy cuenta de todo lo que me estoy perdiendo y no quiero perderme nada, porque sales tú.
Sé que a veces no puedo y te contagio de esta incapacidad. Que sufres, que lloras y que quieres acabar con todos mis fantasmas. Que matarías monstruos por mí, que te los tragarías y les dejarías vivir sobre tu espalda si hiciera falta.
Sé que eres la persona más fuerte del mundo por mí y yo también me siento capaz cuando vamos de la mano.

Eres brillante. Y quiero que toda la vida recuerdes que tu luz es más grande que cualquier otra, que me alegras los días, que me enseñas a vivir.
Quiero que recuerdes que nací porque existías, que naciste porque existo.
Que caminamos de la mano y volaremos de la mano.
Que estoy aquí, que seguiré aquí.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Sigo desnudándome.
Supongo que se ha vuelto rutina arrancarme la piel en vez de quitarme la ropa.
Mi desnudez es la única compañía cuando llega la tormenta. El frío nos congela y no tengo abrazos con los que taparme.
Se me han acabado los recuerdos bonitos

jueves, 22 de noviembre de 2012

Cíegame

¡Qué bonita eres! Y qué poquito escuchas cuando te lo digo.
Te gusta más resaltar tus desperfectos, pero a mí no me va, a mí me llaman más tus luces.
Qué grande sonríes y cómo me cambias los días.
Qué bien lo haces cuando cantas bajito y qué linda te pones cuando crees que nadie te ve y te pones el pelo detrás de la oreja.
Y cuando me miras de reojo y cuando me acaricias con las pestañas.

Y cuando lloras porque eres todo caos. Ahí también, me satura tu brillo

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Escritura automática

Mi vida y sus naufragios.
Y digo vida y pienso en ti,
Y por naufragios...naufragios es el antes y el durante.
Es la espera, la decepción, los conflictos.
Espera-desespera. Que te cojo de la mano.
Sonríes.
Sonrío. Me caigo. Mariposas.
Malditas mariposas

martes, 20 de noviembre de 2012

B

Cuando me abrazas fuerte, siento que puedo dejarme ir.
Entiende que prefiera dormir entre tus brazos a hacerlo sola y abrazarme a mí.
Me gusta sentir cómo sube y baja tu cuerpo, acariciarte y que cada vez que te despiertes me des un beso (y nos volvamos a dormir).
Me gusta remolonear contigo, me gusta el silencio y me gusta llorarte en el hombro y sentir que puedo, que crees en mí.
Me gusta intuir tu sonrisa en la oscuridad y no dejarte dormir para sacarte la última carcajada.
Me gusta cuando nos quedan sólo 5 minutos y pretendes parar el tiempo y besarme mucho y prometerme que me vas a echar de menos.
Dar vueltas en tu cama y asegurarme de que dejo un buen recuerdo, de que cuando notes que huele a mí, necesitarás más que eso.

Adoro ser entre tus manos y no formar parte más de esa cruda supervivencia.
Somos dos. Somos uno.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Necesito levantarme de la cama, sentirme capaz, brillante.
Dejar de darle vueltas a cada detalle y concentrarme en vivirlos.
Necesito desprenderme de mis capas -de mi culpabilidad-, necesito ceder a mi necesidad.

Necesito proyectos que me calmen las ansías, necesito comer, necesito cambiar. Alejarme de mis cuatro paredes, de los muros infranqueables, de mi aislamiento auto-impuesto.

Necesito crecer -necesito creer- y darme tregua

domingo, 18 de noviembre de 2012

Carpetazo

Se acabó el hechizo.
De repente te das cuenta de que no hay nada que te aporte. Nada bueno, nada bonito, nada.
Es como una bofetada dolorosa cuando te escudas en el "qué habría pasado si...".
No habría pasado nada, no está pasando nada, no pasará nada.

Se acaba la magia y empiezas a ver que no hay arreglo (que no tienes arreglo), que las fórmulas secretas están bien en la teoría, pero que en la práctica, los amores imposibles y los entes destructivos jamás cerraron huecos.

Carpetazo.

Dejemos de lado nuestro doble juego, los daños colaterales y la falta de madurez.
Dejemos de jugar. Ya no me haces sentir distinta. Me equivocaría si siguiera pensando que podríamos habernos salvado (podríamos haber follado, eso sí).

Ya no espero nada de ti, más que que entiendas que si yo me he dado cuenta, tú también puedes.
No tenemos nada que ofrecernos.
Ni ahora ni en otra(s) vida(s).

sábado, 17 de noviembre de 2012

Natalia se inyecta en tus pupilas.
Natalia, su melena rubia y sus planes sin formar.

La miro entre mis cosas, tan fuera de lugar, pero tan imprescindible.
Sonríe.
Sabe cuánto me gusta y se aprovecha. Me estremece.
Natalia camina por la habitación de puntillas, se desabrocha la camisa, como señalando el hueco entre sus costillas, como implorando que ocupe mi lugar.
Se tira en la cama, juguetea, entona canciones, como si no supiera que estoy ahí, mirándome de soslayo, incitándome cada vez más.

Natalia y el signficado de "debilidad". Natalia.
Y me entierro entre sus piernas

viernes, 16 de noviembre de 2012

Llevo media vida odiándome por ser monotemática.
Recientemente he decidido perdonarme.
Yo no soy escritora ni aspiro a serlo. Si hablo tanto de ti, es porque sería ridículo fingir que me interesa algo más que esto que estamos viviendo ahora.
Yo no quiero ser nada más que persona y tú consigues que lo sea.

Llevamos un tiempo entre encuentros y desencuentros. Es cuando más cerca estamos (y cuando más me equivoco). Estoy triste y contenta y triste y te miro...y vuelvo a estar contenta.

Yo quiero ser mejor y hay veces que ser mejor significa sonreír contigo y barrerme las penas.

No puedo aspirar a cambiarlo todo de mí y no quiero modificar nada, de hecho.
Me defiendo ante la necesidad de fundirme contigo cada instante de mi vida, cuando lo que quiero es ceder y abrazarte bien fuerte.

A estas alturas deberías saber que yo no soy escritora. Que ni lo hago bonito ni bien, ni tengo nada interesante que contar. Que yo lo que quiero es comerte a besos y que, cuando no puedo, vomito las palabras para hacerte más hueco.

Echo de menos cuando eras tú y no tu miedo a hacerme daño.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Tócame

A veces te tengo al lado y siento que pertenecemos a universos que ni siquiera se tocan.
Yo tan rota y tú tan dispuesto a romperte, a deshacerte, a rasgarte los hilos para rematar mis desgarros.
No sabes curarme, ni tratarme, ni quererme. No sabes quién soy.
Y yo te descifré el primer día tan cristalino y alejado de mis catástrofes.
Siempre supe que iba a romperte. Que el golpe final sería mío y tus primeras heridas sin posibilidad de cicatrizar tendrían mi sello.
Sé que te he marcado, te marco y te marcaré.

Soy la primera y, sin embargo, tú no logras escuchar cómo te grito.
Te necesito.
En mi desastre personal y ante mis puertas secretas.
Para intentarlo, para cambiarme, para creer.

martes, 13 de noviembre de 2012

Carta a todos mis fantasmas

Esta noche nos reencontramos.
Tú, yo y tu sombra alargada.
Esta noche tus heridas y mis tiritas acumuladas.
Esta noche la sangre, la humillación y la pena,
Rasgando heridas, dejando huellas.

Esta noche te destierro
Y me refugio en las sombras, en el amor, en las canciones bonitas.
Esta noche me escojo, por encima de ti y del miedo.

No voy a pedirte permiso para ser.
Ni para respirar ni para gritarlo bien alto.
No voy a rogarte más que te alejes,
Ni a despegarme tu estela a bocados.
No voy a desgarrarme, ni herirme.
Elijo soñar.

Crónica de.

Todos queríamos ser extraordinarios.
Brillantes, magnéticos,inolvidables.
Todos queríamos creer.
Todos queríamos crecer.
Nos embarcamos en el milagro y los desconfiados de la orilla lloraron la pérdida.
Desaparecimos de un mundo que no nos quería en la Tierra y fuimos.
Por fin, sin corazas ni capas de cebolla.
Existimos y brillamos y todos nos intentaron olvidar.
Insertado en la retina el suicidio colectivo, las sonrisas en verano, los corazones soñadores.

lunes, 12 de noviembre de 2012

domingo, 11 de noviembre de 2012

Quiero curarte

Entiendo que dudes y te abraces las rodillas. Entiendo que aún temas abrazarme a mí.
Que todo lo que te dijeron y todos tus arañazos se acumulen, que confundas las caricias con nuevas heridas, que temas arriesgar, que temas amar.
Entiendo que hoy no quieras comprenderme.
Entiendo que mis palabras te suenen vacías y que todas las promesas son sólo palabras, aunque se firmen con sangre.
Entiendo que no estés dispuesta a quererme, entiendo que te aterre sentir que aún así me quieres.

Pero aquí estoy, delante de tu puerta, declarando las mismas cosas que estás cansada de escuchar.
Pero aquí estoy, postrando el corazón para arrancarte la pena.
Porque yo quiero ser y no lo logro si no es contigo.

martes, 6 de noviembre de 2012

Encuéntrame

Cada día me cuesta más encontrarme y me pregunto constantemente hasta dónde he escarbado, en qué recodo me he metido.
Ni siquiera sé qué busco en concreto. Mi identidad está perdida entre capas y la verdadera se camufla con demasiada facilidad.
Me pregunto si tú sabes quién soy.
Si cuando miras, acaricias y besas, sabes a quién y sabes porqué.
Me pregunto y me asusta que me descubras acurrucada en mi pena y decidas que ya no quieres más.
No más amor que lleva a dolor, dolor que se une a mis penas.
No más tú y yo. No más vacío

domingo, 4 de noviembre de 2012

Llueve ahí fuera.
Hace frío y cala huesos.
Llueve dentro.
Entre las mantas, sobre los recuerdos.

Tengo el estómago vacío y quiero llenarlo con tu pena.
Pero hoy no quieres lloverme, ni llorarme, ni quererme.
Hoy no quieres nada que hable de mí y yo ya no quiero nada que no tenga que ver contigo

martes, 30 de octubre de 2012

Despertares

A veces me despierto segura, especial y firme.
Son pocas esas veces y normalmente coinciden con noches en las que comparto cama.
A veces me despierta mi ego, asegurándome que será un buen día, porque lo protagonizo yo.
Los besos a las 7 de la mañana no me gustan. Y no me gustan porque mi aliento sabe a rayos y los roces de labios son algo que merece ser disfrutado.
Me desvisto-visto a toda prisa. Y no hay ni miradas, ni roces casuales, ni caricias que bajan hasta zonas poco transitadas. No hay nada especial ni mágico, solo prisas que poco espacio dejan para regocijarte en el recuerdo.
Supongo que por eso fantaseo con días enteros en la cama, aún a sabiendas de que acabarían mal.
Por eso, a veces tengo fe y creo que mi felicidad no está condicionada por un límite de tiempo, por cierta cantidad de sonrisas.
A veces me despierto cargada de un optimismo inhumano que acaba estropeándome el día.
Hoy me ha vencido esa fe. Es martes y llueve y mi corazón está cansado de ver llover

sábado, 27 de octubre de 2012

De masoquismo y necesidad. Porque echar de menos no es esto

Respondes a mis carencias, para luego vaciarme y, tras la felicidad aparente, siempre queda tu hueco.
Ahí está el agujero, casi más grande que los llenos, casi más negro y más profundo que cuando todo eran rotos.
Y ahí está. Sin respuesta a las llamadas de emergencia, a las bajadas de pantalones, a las declaraciones en voz baja y las peleas en mayúsculas.
¿Dónde estás?
Haciendo tu vida, viviendo por otros. Siendo absurdo, carismático y doloroso; adentrándote en daños ajenos, rompiendo otras vidas. Pues bien: rómpeme.
Vuelve a herirme, quiero tus latigazos de lengua afilada, tus malas intenciones, tu risa maliciosa...y te quiero a ti. Auto-destructivo y sádico.
Porque eres tú y porque en algún momento fuimos nosotros.

viernes, 26 de octubre de 2012

Esta casa que no duerme, estas paredes que no callan...y sigues tú; entre los gritos y el silencio, dando vueltas por mi calma (por mi cama), sembrando tempestades y dejando huella.
Y naces en invierno, primera, verano. Sin dejarme respirar, respirándome en la nuca; transpirando poesía, devorando artistas. Y naces. Como una explosión formada por susurros, como un llanto ciego, como un abrazo nuevo.
Devoción, pasión, misterio desgarrado. Existe porque existo, porque los deseos de ausencia te hicieron fuerte.

Tus aullidos desgarrándome el cuello, en esta casa que no duerme, estas paredes que no callan...y sigues tú; creciendo sin crecer, amando sin saber, rasgando costuras, arañando miserias.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Comprendo el significado de la libertad en tus ojos, entre tus dedos, acurrucada en tu pecho, refugiada en tu risa.
Se puede dar amor y también regalar vida. Tú me llenas, me elevas, me engrandeces.
Me haces soñar y aún así, no alcanzo a imaginar las sensaciones que provocas.
Eres magia...y calor en invierno

lunes, 22 de octubre de 2012

Huesos frágiles

Dijiste que te dejara ir y fracturaste mis piernas. Me habías cortado las alas con el último suspiro.

viernes, 19 de octubre de 2012

Te amo

Pensé que nadie podía entenderme y llegaste tú para comprender hasta las partes de mí que se me escapan.

jueves, 18 de octubre de 2012

Intimidad

Con el sueño aún pegado en las pestañas, deslizo los dedos al otro lado de la cama. En lugar de la sábana fría, rozo tu hombro desnudo; bajan los labios a saludar, aunque aún no sea de día. Sin miedo a ser descorteses, dibujan el primer beso del viernes.
Se asoma una sonrisa, comienza tímida y se carga de la inocencia propia de los niños, de esa que grita felicidad.
En el festival a media luz, nace una nueva curva y se unen bocas

martes, 16 de octubre de 2012

Te echo de menos. Aún teniéndote al lado, aún sintiendo tu aliento contra mi cuello.
Te echo de menos porque toda distancia es demasiada.
La necesidad nos come. Unir piel con piel, fundir huesos, formar parte del mismo elemento.
Si cabe el aire es demasiado, si no intercambiamos saliva, no latimos igual, si no callamos porque escuchamos nuestros propios pensamientos.
Si no sabemos o no queremos. Si no estamos. Si no rozamos. No besamos. No amamos.

martes, 28 de agosto de 2012

Te he buscado en mis límites. Más allá de la piel, traspasándome la carne.
Te he palpado en mis ganas. Acariciar mi cuerpo con la punta de tus dedos.
Se entremezcla la soledad con la ternura más certera.

domingo, 26 de agosto de 2012

Prometí cuidar de ti.
No lo dije en alto, pero te lo miré, te lo besé, te lo acaricié a gritos.
Quise dártelo todo en la primera sonrisa, preso de la fascinación. Puse el corazón sobre la mesa, haciendo caso omiso al cerebro traidor. Te dediqué mi sístole y diástole.
Rocé tu vacío y lo llene con mis rotos. Los retales crearon una manta con que
resguardarnos del frío.
Nació la primavera en mi pecho y lo convertiste en tu lecho, con cerezos en flor. Se iban enredando las penas y sus nudos trazaban delicados senderos allá donde no podíamos alcanzarlos.
Nos deshicimos de los años grises e inventamos historias sobre la transición; un mero trámite de siglos hasta encontrarnos.

Prometí cuidar de ti. Cuando te contaba todas aquellas historias, cuando te dibujaba planes en la palma de la mano, cuando te dejaba ver al niño tras las cicatrices.

Fue un contrato en silencio. Sin sangre ni firma, solo besos.

martes, 21 de agosto de 2012

Fascinación mutua

Ahora comprendo ciertas cosas.
Verás, disfruto en mis carnes que nadie nos entienda.
A veces me pregunto qué hay de maravillosa en nuestra concepción del mundo, porqué me fascinan las rutinas, porqué después de destrozarnos nos queremos aún más. Lo cierto es que no tengo respuesta a ninguna pregunta que tenga relación con lo que somos.
"Pareja" no suena aproximado.
Tú eres un cúmulo de rasgos que no encajan. Fuerte/débil y dulce/despreocupado formando una ecuación perfecta. Y yo...indefinible producto del verano, enajenación mental.
Juntos explotamos.
Limamos piezas hasta encajar y de tanto rozar, salen nuevos picos. Rascamos, rascamos y logramos volver a conectar. En bucle y doliendo.

Somos dos casi siempre y somos uno todo el tiempo.
Siempre hemos sido la misma persona. La misma que llora, que late, que ríe a carcajadas -y con todas las vocales-, que se sienta a ver dibujos animados y fantasea con una felicidad que nunca alcanza. Utópicos, caleidosféricos. Sonrisas en viernes, enfados en sábado.

Somos un fin de semana en la cama. Uno de esos de caricias, de ruegos en silencio, de miradas usando las manos. Somos. Somos dos.

La puerta escondida al mundo que quiero.


martes, 14 de agosto de 2012

Sonrisas

Me secas las lágrimas con el dorso de la mano y se te empapa tanto que se te arrugan los dedos. Siento el índice acariciando mis ojeras, dibujando el contorno de manera delicada. Y empiezas a beberte mi pena.
Besas el río que forma en mi cara y el aliento cálido se desliza a medida que sube y baja mi pecho.
Sonríes. Como siempre sonríes cuando sólo somos dos. Como gritando, como acariciando, como confesando. Como si fuera todo lo que necesitas.
Absorbes el dolor y el agua y te tumbas a mi lado.
Acurrucado, aferrado a mi cuerpo. Me tomas la mano y te la llevas a la boca. Apenas rozas mi superficie, te acaricio la mejilla. Supongo que sonrío como tú.
Te apoyas en mi pecho, escondiendo necesidad tras los párpados. "Pum pum" recitas, mientras los latidos reaccionan a tu presencia. La piel no separa.

Estamos cosidos, atados...y nunca nos hemos sentido tan libres.

domingo, 12 de agosto de 2012

No olvides que no debes arrancarte la piel. Que por más que te la pida, es tuya y sólo tuya.
No vuelvas a mojarte los pies, a recibir los golpes, a apartar las balas.
No te quites la manta para arroparlo; deja de morirte de frío.
Déjalo todo atrás y camina erguida. Que quien quiera seguirte, te siga

sábado, 11 de agosto de 2012

Esta soy yo, sábado por la tarde

Siento un escalofrío mortal.
En la ausencia, en compañía y mientras duermo. Espasmos y despertares. Silencio.
Algo no para quieto; va agujereando vísceras y sueños. Mezcla realidad y ficción y acaba con mi identidad, dejando sólo materia.
Y yo no sé cómo existo. Se me ha olvidado el proceso, pero sigo haciéndolo (de manera arbitraria, desordenada, mustia), cada día se me da mejor limitarme a la existencia.
Vivir es demasiado complicado y las ansias retuercen el proceso.
Me desenreda que sonrías y después me ata nudos dobles.

martes, 17 de julio de 2012

10:10

Y a todas horas, son las 10:10.
Siempre y en cada lugar, parece que el reloj se pone de nuestra parte.
24 horas que se convierten en 1. Para pensar en ti...para vivir por ti.

domingo, 8 de julio de 2012

Sin ti yo no

A veces, me cuesta decir "te echo de menos".
Es como si reconociera que soy frágil, me tatuara en la frente "no puedo vivir sin ti".
Pero es que no puedo.
La distancia está hecha para los valientes y mis fuerzas se extinguen si no te encuentro entrelazando dedos. Si no puedo mirarte, tocarte, besarte, escucharte reír y sonreír contra tu boca, yo no...
Me siento débil, apática. Me enfado con facilidad, me muerdo las uñas, me acurruco en la cama y me dedico a llorar. Se me apaga la luz y ya no soy. Ni fabulosa, ni astromántica, ni persona. Sin ti, yo no...
Y me pregunto si tú me vieras balbucear tu nombre como una idiota, repetir las mismas canciones, abrazarme a tu olor perdido. Si tú supieras que ya no soy...

Chico, te has enamorado

Aprendí algo de ella.
Por más que corriera, conociera, consiguiera; por más faldas que levantara y más sonrisas recibiera, por más que mirara y volviera a mirar, seguiría siendo ella.
Siempre ella, deslumbrando, matando y ganando.
Le gustaban los imposibles y me alcanzó a mí.

sábado, 7 de julio de 2012

El día que la conocí, llovía.
Estaba empapada, abrazando un libro con las dos manos, la cabeza gacha.
Cruzamos miradas cuando llevaba analizándola unos 5 minutos; me sentí ridículo, deslumbrado...y luego la vi sonreír.

miércoles, 4 de julio de 2012

Si extiendo el brazo, puedo tocarte. Rozar tu cara con la yema de los dedos y comprobar que hace un par de días que no afeitas...y raspa. No sabes cuánto me gusta.
Abrir los ojos al escuchar "buenos días, princesa". Y no volverlo a leer, escucharlo salir de tu boca. Mucho más sentido, más astromántico, más dulce...más tú.
Quiero todos los besos que me he perdido y todos los abrazos que se han quedado por el camino.
Quiero verte ya

viernes, 29 de junio de 2012

Te echo de menos

Me imagino que estás aquí, sonriendo; y no puedo evitar evocarlo una y otra y otra vez...que corra el tiempo y te traiga de nuevo

jueves, 21 de junio de 2012

Desnudos

No es complicado desnudarse. Sólo tienes que desabrochar botones, bajar cremalleras. A veces es incluso más facil, sobretodo si te desvisten.
No me supone prejuicio quitarme la ropa y, a pesar de todo, sólo 2 personas han visto mi cuerpo desde que adquirí curvas.
La primera persona apenas miró. Supongo que no le interesaba o que buscaba otra cosa.
Alguna vez ocurre, te centras en el tacto y te olvidas de acariciar con miradas.
Todas esas veces que olvidó mirarme, yo me olvidé de desear.
Supongo que era presa de esas caricias visuales y su ausencia mataba mis ganas.

Si hablamos de la segunda persona, lo nuestro eran los rituales.
En el último paso, arrastraba despacio mi ropa.
Me gustaba verla esparcida por el suelo, sobretodo si rozaba sus pantalones mínimamente.
Creo que había algo de nosotros en todas esas prendas. Pedacitos de sentimientos que, aún tirados, reproducían nuestros movimientos a las 3 de la mañana.

A ratos nos dejábamos la ropa puesta, otras veces mi cuerpo rozaba el suyo hablando del pasado y del futuro. Normalmente sentir su piel me despertaba ganas de desnudarme; unas ganas tan puras que me arrancaba las vergüenzas y me abría en canal.
Noches como aquellas, le contaba todo lo que me daba miedo. Siempre obtenía caricias por respuesta. Caricias visuales, caricias en el pelo, caricias en el alma.
Era fácil que traspasara mi piel. Fácil disfrutar de las yemas de sus dedos. Fácil hasta callarme, fácil hasta dormirme.

Y es que él, cuando se desnudaba, volvía el mundo del revés.
Como amigos que éramos, aparcábamos las ganas para sonreír y sabíamos despertarlas con besos lentos.

Probablemente sea la única persona a la que he visto desnudarse así, la única persona con la que el pudor saltaba por la ventana.

domingo, 17 de junio de 2012

No es poco el tiempo que llevo esperándote...y aquí estás. Asegurándote de acortar las noches, de agrandar los días.
Mirándome como si tuviera la clave, como si fuera tu respuesta. Instándome a tocarte.
Y aquí estás. Tu cuerpo como una extensión de mis manos.

jueves, 14 de junio de 2012

Vamos a jugar

Bienvenido a la boca del lobo.
No voy a mentir, quiero torturarte.
Desmembrarte, destrozarte, apuñalarte.
Ver cómo te despedazas,
recoger tu sangre en tinajas,
dársela a los perros a beber.
No voy a mentir, quiero herirte.
Y escucharte sollozar, verte caer.
Rugir, gritar y sentir...
Sentir por fin que estás vivo.

miércoles, 13 de junio de 2012

8

Háblame de ti.
Y nace el silencio, disfrazado de lenguaje.
En los espacios descubro.
Tu ruido me abruma y me centro en los pliegues.
Tu sonrisa me sueña, lo descifro al instante.
Cogerte la mano y pedirle que cante.
Convertirme en instrumento y escuchar nota a nota.
Música, magia y silencio.
Silencio que habla, que abre, que ama.
Que sabe, que siente y que mira.
Susurra tranquilo, acaricia.
"Te quiero" en cada respiración.

Giacometti

"Ciertamente, practico la pintura y la escultura, y esto desde siempre, desde la primera vez que dibujé o pinté, para morder la realidad, para defenderme, para alimentarme, para crecer; crecer para defenderme, para atacar mejor, para agarrarme con uñas y dientes, para avanzar lo más posible en todos los planos, en todas las direcciones, para defenderme del hambre, del frío, de la muerte, para ser lo más libre posible; lo más libre posible para intentar -con los medios que hoy me son propios. ver mejor, comprender mejor lo que me rodea, comprender mejor para ser lo más libre posible, crecer lo más posible, para gastar, para entregarme al máximo en lo que hago, para correr mi aventura, para descubrir nuevos mundos, para hacer mi guerra, por el placer (?), por la satisfacción de la guerra (?), por el placer de ganar y de perder"

lunes, 11 de junio de 2012

Por encima del mundo

Y son estas cuatro paredes, que no saben entendernos.
Ni el lenguaje de los besos, ni las caricias, ni los silencios sin anestesia.
Ni las lágrimas, ni el placer bajo tus manos (ni padecer, bajo tus manos).
Mortifican, abruman y juzgan, asfixian y pretenden acallar.
Y seguimos gritando.
Al mundo, que ansía silencio.
Son nuestros quejidos tan fuertes -bostezos y gemidos incluidos- que saturan sus oídos.
Ruegan menos y piden más.
Al mundo, que ya no nos quiere. Lenguas que trazan senderos y caricias a medio tiempo.
Palabras innecesarias, comestibles, arriesgadas.
Me meto en tu boca y te derrites.
S1-S2. Sabes a primavera, a premonición.
Y el mundo sigue...rogando, implorando, matando.
Luchando por devorar al amor, que siempre acaba asesinándolo.

Universos infinitos que destrozar entre tus piernas.
Háblame del mar, marinero. Y nadaré en tu mar y crearé senderos.

Carta a mí, a ti...a nadie

Hola, Raquel.
No voy a preguntarte qué tal estás porque yo soy tú y tú eres yo. Y esto no es más que otra de tus tonterías (que no sirven de nada, pero te empeñas en intentar).
Recoger tus pedazos empieza a cansarme. Intento ser comprensiva y darte margen para que te hagas fuerte; pero no sales a flote...y tienes que salir.
Espabila.
Deja que la gente siga su rumbo y aléjate de las heridas, aléjalas por más que te duela. Amistad es otra cosa, Raquel...date cuenta ya, joder.
Tú y yo sabemos (y el mundo, porque das mucho el coñazo), que tienes a la persona con la que llevas soñando toda tu vida justo al lado. Aférrate a él.
A su sonrisa cansada de lunes por la mañana, a los despertares abrazados, a los gusanitos en la estación y a la risas que provoca con sólo ponerse serio.

En tu lista de prioridades siempre han estado las cosas claras. No las cambies, eso está bien.
No te olvides de luchar, de ser la chica más fuerte del mundo. Porque él confía en ti. Y tu familia, Pats, Yu, Marta...¿para qué quieres más?
Respira. No te equivocas tanto, sólo tienes que volver a hacer lo que necesites sin miedo a que hablen o consigan hacerte daño.
Si él lo aguanta, ¿por qué yo no? Vamos a conseguirlo, es evidente.

Sólo 3 semanas más. Puede que el comienzo del final o otro punto más en el camino.
Date margen, ten paciencia, sigue sonriendo. Quiérete.
Camina con la cabeza alta porque eres tan grande que el mundo no resulta suficiente.

jueves, 7 de junio de 2012

El amor y el dolor se tocan.
Debajo de las sábanas, encima de la mesa.
Se acarician, se penetran.
Sin tacto ni previsiones, se rajan hasta matar

miércoles, 6 de junio de 2012

Sé que te amo porque me dueles

Al final dices que me quieres. Sostienes mi cabeza entre tus manos y lo susurras.
Lástima que lágrimas caigan antes, lástima que tenga que doler arrancarte las palabras.
Y tú dices que me quieres. Que me quede contigo.
Y yo dejo al silencio y al llanto hacer el resto, me asusto y me convierto en fragilidad.
Cuando las lágrimas se mezclan con tu saliva, te deslizas fácilmente por mi alma.
Tocas cables y rompes estructuras. Y sabes raro.
Abrir los ojos y observarte entre cataratas.
Estás distinto, tan igual que siempre...

sábado, 2 de junio de 2012

Eres desgarrador. Me dueles.
Con cada palabra, gesto o mirada, en tus silencios y tus exhalaciones. Me haces daño.
Existes y por eso hieres. Naciste para matarme.
Me quieres. Fijamente, pupila contra pupila.
Desgarras mis humedades a las 3 de la mañana, te decides a asesinar.
Hacer el amor, acuchillarme el alma

Mentiras

Tus lágrimas son de papel.
Se hacen eco de tus letras, de canciones sin melodía.
Caen y me rozan el alma.
Se cuelan en mi huecos, me arrancan la poesía.
Sólo son delirios de sentimientos que arrastrar río abajo.

jueves, 31 de mayo de 2012

Alma rota, corazón dormido

Me compré un reloj y terminó parado.
Lo cierto es que se estrelló contra el suelo, pero siento que se hubiera estropeado o quedado sin pila de cualquier otra manera.
Para mí, es demasiado fácil romper todo lo que toco. Casualmente, lo que más toco (y calo), es a mí misma.

miércoles, 30 de mayo de 2012

-Dile al chico fabuloso que CER muchas veces.
*El chico fabuloso sonríe =$.


Suficiente para ser feliz.

martes, 29 de mayo de 2012

Cambias de cara, pero no de corazón

Hoy puedes ser quién quieras.
Te regalo la opción de escoger una personalidad, una profesión, un camino nuevo. Como un juego de rol, puedes escoger quién interpretar y ver la repercusión de tus actos.
Juguemos a ser Dios y reinventémonos de nuevo.
Pase lo que pase, nuestros pies seguirán unidos. Hilos invisibles que aseguran seguir la misma línea.
Puedes ser Leñador y yo emular a la Mujer América. O podemos seguir siendo tú yo, que también somos fabulosos

martes, 22 de mayo de 2012

Definición de persona (1)

Las cosas verdaderas-las que me duelen, las que siento-,me aterran.
Intento alejarme de ellas, pero cuando el miedo me alcanza, es demasiado tarde.
Es curioso que placer y dolor vengan siempre de la mano y que mi cabeza, que ya lo ha asimilado, no me avise hasta que sufro.
Me he preguntado muchas veces cuánto vale una sonrisa. Supongo que mucho, porque no dejo de buscarlas.
El desconcierto, el sufrimiento, las palabras en el aire y yo, nos encontramos a menudo. Podría decirse que somos amigos-enemigos, de esos que no pueden decirse adiós, aunque se partan en cada cita.
Soy una mezcla de confusión y claridad meridiana. Me empeño en tapar el camino fácil y doy tumbos, buscando tus manos. A veces ocurre que me asusto sin sentido, que te suelto, que te grito, que me dedico a asesinar.
A veces duelo, a veces doy, a veces amo, a veces muero.

jueves, 17 de mayo de 2012

Con las ganas

Hay días en que parece fácil amar. También es sencillo desenamorarse.
Atarse los zapatos en mitad de una calle transitada, pasar por delante de un escaparate (helados por todas partes).
Parece sencillo sonreír, parece sencillo besarte. Y comernos el silencio, con más silencio y saliva. Si le pones ganas...hoy puedes.
Supongo que hoy es uno de esos días. Uno de esos en que dejaría que hicieras lo que quisieras conmigo, uno en el que sería muy fácil saltar.
Saltar sobre ti y lamerte hasta los huesos. Acabar con el tiempo y matar al universo de envidia.

Hoy todo es fácil, incluso caer.
Mañana el mundo me recordará que sólo soy una chica más. Hoy vence el cataclismo en un pacto sutil con la felicidad.
Son horas acariciando tu superficie, fuerza y rudeza. Soy yo, muriendo y matando

domingo, 6 de mayo de 2012

A ti no puedo mentirte, a veces el mundo puede conmigo.
Siento que no pertenezco a ninguna parte, acumulo errores y mis respuestas se distorsionan. Constantemente, me siento sola.
Creo que tienes algo de culpa, porque siempre has procurado estar ahí. Es imposible olvidar el final del 2010 y todas las noches en que tuviste que venir a arroparme y regalarme una sonrisa con la promesa implícita de que todo iría bien.
No sólo me has dado la vida una vez, si no dos.

Normalmente no digo te quiero. Son contados los momentos en que expreso mis sentimientos tal y como deseo y no me corto a mi misma las alas, obligándome a ser neutral. No suelo decirte que te necesito, que pienso cada día en ti y que jamás habrá alguien a quien quiera de esta forma.
Mi otro pilar murió y las dos sabemos que algo se nos fue con él; por eso, no concibo un mundo en el que llegar a casa y no encontrarte.
Siempre has sido mi razón para seguir adelante y por más gente que se cruce en mi camino, sé que siempre serás mi prioridad y que nunca podré alejarme de ti.

No sé vivir si no escucho tu voz y no sé ser fuerte si no me coges de la mano. Si no te miro, si no nos sentamos a hablar de los miles de callejones sin salida en que nos metemos a diario.
A las dos nos gusta fingir que podemos cambiar el mundo solas y hacer feliz al resto. Por eso, nos dejamos caer juntas y sujetamos a la otra.

Nunca podré explicar quién eres ni qué siento por ti, pero espero que el día que alguien me llame "mamá", sea capaz de dar la mitad de lo que tú nos has dado. Siempre me sentiré orgullosa de ti y sé que tú también lo harás, me encargaré de darte motivos.


Te echo de menos...felicidades, mamá

lunes, 30 de abril de 2012

Escribí miles de cuentos acerca de un pájaro. Se me escapaban como suspiros, nacían de la necesidad de yacer entre sus alas.
Le puse nombre y lo lancé al mundo. Con el alma rota, cayó.
Tras superar su coraza y adentrarme en su universo; tras descansar en el calor de su pecho, le destrocé.
Pisoteé su existencia y le acaricié mientras agonizaba.
Tras la crueldad aparente, el amor más cierto que ha existido jamás

miércoles, 25 de abril de 2012

Corazas

Sólo somos el resultado de todas nuestras heridas. Pueden más las derrotas, son más vivos los recuerdos de lágrimas que las sonrisas de lado. Jugamos al escondite desde hace tiempo y, lo hacemos tan bien, que hemos perdido partes vitales por el camino. Me gustaba pensar que la libertad era más que una utopía, pero mi pasado me ha cambiado y está detrás, acortando las sonrisas. A veces me da miedo perder el control y volver a los sueños melódicos y los finales felices. Entre todos mis pensamientos caóticos y mis apocalipsis sentimentales, surge una fisura con nombre y apellidos. Te conozco y me cambias la vida. Tiras de mis vísceras después de abrirme en canal. El hilo de mis pensamientos entre tus dedos y sigues tirando en busca del fondo del abismo. Como un collage, se entremezclan mis recuerdos; y las miserias y las alegrías están fundidas en verde. Se han embarrado mis vivencias como al mezclar acuarelas, todo está sucio. Sigues tirando de mí, hasta que me quedo sin aliento. Lágrimas que tejen telarañas infinitas, intentan tapar el desgarro emocional. Me resulta extraño escucharme decir: "soy feliz". Y más cuando mi cuerpo lo confirma. Vulnerable y masacrada, dependiente de unas manos que pueden calmar o ponerme en carne viva. Adiós, coraza.

viernes, 20 de abril de 2012

¿Cuándo pararía el tiempo...?

Manos se posan suaves sobre el rostro, bocas se juntan. Cálido contraste, intercambio, unión; y los dedos bajan por el cuello, buscando un recoveco entre la clavícula en el que instalarse al aumentar la presión sobre el labio inferior. Hace presencia la necesidad cuando cada parte del cuerpo responde al estímulo de la saliva, y la sobrecarga crea emociones que paralizan o hacen moverse más deprisa. No sabes a qué agarrarte o cómo retenerlo; te aferras al pelo y pierdes la delicadeza. N o controlar el movimiento aumenta los latidos, lenguas tejen caminos insondables y encuentran en la boca demasiadas restricciones. Delinean carreteras en el lóbulo de la oreja, líneas rectas en la mandíbula que culminan con el ansia de un mordisco. Cuello arriba, cuello abajo, con la precisión de un caracol de vuelta a casa. Es el momento previo a la pérdida total de miramientos en que nos cruzamos preguntando hasta dónde va a llegar. Se entremezclan miradas cómplices con sonrisas de lado. Ese momento previo al caos.

jueves, 19 de abril de 2012

A sus huesos salientes, a su nariz pequeña, su aire alternativo

Al parecer, Natalia le ha estado susurrando a mi cuerpo mientras dormía.
No tengo muy claro con qué palabras se lo ha ganado, pero he despertado drogodependiente. No hay adicción más real que la que siento hacia sus manos, que, al recorrerme, me vuelven fascinante.
De una manera u otra, necesito brillar entre su cuerpo.
Cuando me roza, cuando camina a mi lado, cuando respira contra mi pecho, cuando canturrea en la habitación...tengo la necesidad de obligarla a quedarse y volverme mejor.
De entre las cenizas que provoca y sus desastres, sus desplantes en esos días que no quiere a nadie; de los momentos en que resulta patética y contaminante, también sale luz. Puedo hacer mi mayor esfuerzo, pero siento que si no me mira, todos pierden la capacidad de hacerlo.
Contagiarse es sencillo si te cede algo de aire. Y es que ella, por encima de todo, es embriagadora y venenosa.
Hace que pierda la capacidad de sentirme bien si me abandona...decidme si no es una droga, la dulce Natalia

martes, 17 de abril de 2012

Apareciste tú y ya ves...

A veces pienso que el mundo no es más que una cárcel gigante, que estamos condenados al fracaso, que cualquier cosa que diga o haga, terminará haciéndome daño.
A veces dejo de creer en mí y pierdo mis poderes, mi magia y mis ganas de comerme el mundo. Y espero; sólo espero a que me aplaste y me convierta en sombra, en objeto, que me quite los sentimientos, que me desgarre el corazón.
A veces recuerdo que sin dolor no hay alegría y agradezco mis heridas y las mimo, sin ocultarlas. A ratos pienso que de la sangre brota esperanza y que ser fuerte es mi escudo de salvación.

Hay momentos en que quiero dejar caer mi carga, pararme y que se despeguen mis trocitos unidos con celo. Quiero vivir en mi mundo interior, escudarme en la pasividad y esconderme de la alegría que tanto asusta. Pero quiero dejarte un hueco.
Me entran ganas de abrir una puerta enorme, ponerte un puente, una pasarela, una alfombra roja y recibirte con trompetas. Quiero que tengas la capacidad de tocarme, que hagas con ella lo que quieras.
Siendo egoísta quiero pedirte que me quieras, que no dejes nunca de hacerlo y no pierdas la llave de mi gran puerta azul. Quiero que tu saliva siga curándome, que me cosas los rotos, y me ayudes a llorar.
Quiero olvidarme de ser fuerte, quiero caer sobre ti y que puedas recogerme. Quiero que seas tú quién descubra cuánto duele y lo vuelva tontería y quiero...quiero que me sonrías.

Siendo egoísta y cobarde y una cría, sólo sé que quiero que estés. Rozar la punta de tus dedos, acariciarte mientras hablamos o nos alimentamos del silencio. Quiero mirarte, perforarte por dentro y que puedas ver, detrás de tanta oscuridad, que sólo hay miedo y necesidad y ambas llevan tu nombre.

Quisiera ser fuerte, una princesa, algo más femenina. Quisiera no ser tan cría, asustarme con la sangre y que fueras tú quién se riera y dijera que me va a proteger. Quisiera dejar de lado las botas militares y llevar tacones y tener el pelo como el resto de las chicas y menos sudaderas de Alicia en el País de las Maravillas. Quisiera no vivir anclada en otra época, no ser hija de la filosofía y quisiera creer en Dios. No sentir fascinación por Corea y no estar enamorada del Renacimiento. Quisiera ser mejor y más bonita. Pero soy sólo yo en un mundo hecho para otra gente.

Aún así, no voy a esforzarme por cambiar, porque amo mis rarezas porque hacen que me ames.

Esta es mi primera promesa y quizás sea la última, tenlo en cuenta. Llamémoslo declaración de intenciones, postulado o futuro plan de vida.
Puedo decir que voy a dejar todo de lado, que mis tormentas y mis quimeras esperarán al otro lado de la puerta y que cuando pasen, habrá lucha de gigantes porque nosotros siempre pudimos más.
Quiero arrancarme los desaires y todo lo quiero por ti. Egoistamente quiero tu sonrisa que llama a la mía.

viernes, 13 de abril de 2012

Hola, pedacito de mí. ¿Qué tal estas, has sonreído mucho hoy?
Estoy a punto de salir y me apetecía un beso. De verdad, de repente me moría por besarte.
Quizás estés estudiando o hablando con alguien o viendo la tele o dejando que el día se esfume. A veces me gusta imaginar qué estarás haciendo cuando yo no puedo verte y fantasear con la absurda idea de que tú juegues, justo en ese instante, a pesar en mí.

martes, 10 de abril de 2012

¿Dónde va el amor cuando se esfuma?

Partimos del principio de que nada desaparece. Nos transformamos, nos obligamos a cambiar y sentir muere y renace con cara respiración.
Cada vez que buscas aire en otra persona, si no lo encuentras, la asfixia no te vence.
Dicen que de amor se muere, pero estamos agotados de dejarnos asesinar y nos ha dado por ser fuertes. Hoy te guardo en el baúl de los recuerdos, encerrado con llave. No me hagas más daño, ¿vale? No salgas a pasear después de las doce, no me abras los párpados, no me busques las cosquillas ni me robes los besos cuando tirite a media luz.

Me obligo y te obligo a desaparecer. Adiós, amor, adiós, tragedia.
Y no es sólo tu nombre, tu olor o tu forma de mirar; es el amor, más allá de tus formas o lo que valgas como persona. Yo no quiero sentirlo más, me aterra la felicidad.
Mis extremos van enganchados a unas manos y me dejo moldear; me vuelvo vulnerable, cansina y fácil-difícil, egoísta, tibia y rota.
Las sonrisas colapsan con las promesas y la ansiedad me come, presa de un futuro incierto.
No quiero, no, más amor que lleva a dolor, dolor que lleva a amor hiriente de nuevo.




Digo cosas tan raras como que quería arrancarme el corazón, mientras me miras y me demuestras que vaya a donde vaya, seguirá latiendo.
Huir y conocerte, darme de lleno con una realidad abrumadora que me devuelve las ganas de dejarme asesinar. Quiero ser capaz de ceder sin tener en mente que caigo sin paracaídas y me estampo contra el suelo.

No he podido dejar que mis sentimientos se suiciden para siempre, estaban esperándote para hacerme despertar de la no-vida

lunes, 9 de abril de 2012

Cosas que me has enseñado

Pase lo que pase entre nosotros, me quedo llena de cosas que sin proponértelo, me das.
Normalmente hablo de mis sentimientos hacia ti sin miramientos. Digo que te quiero, porque respiro de ese amor incondicional que nos damos y vivo pendiente de una sonrisa perpetua.
Pero eres mucho más y siempre has sido mucho más.

Sonríes constantemente para que alguien se gire y te sonría también. Buscas felicidad en las esquinas y la consigues, haciendo feliz al universo.
Todos quieren escucharte para sentirse bien y tú te empapas, volcándote en ellos y aprovechando para recoger trocitos de vida.
Mereces que cada día te sonrían miles de personas. Que todas se den cuenta de que eres grande y sean ellas quienes busquen devolverte la sonrisa.
La felicidad en la boca y la tristeza en los ojos, arrastrando vacío en la punta de los pies hasta que termina por esfumarse de tanto caminar.
Te obligas a ser fuerte y poder con cada herida que te hagan, yo me muero por curarlas todas y sorberte las lágrimas secas que nunca brotan.

Me has enseñado que el mundo es una oportunidad, que la dificultad esconde caricias y hay que saber aprovecharlas y abrazar lo que nos ofrezcan.
Y supongo que más que tú, mi vida me ha enseñado que el dolor acaba cuando aparece alguien que te enseña a mirar el mundo. Que mis penas y mis miedos sólo serán un motivo más para valorarte y cuidar de ti como te mereces. Que yo soy tu oportunidad y tú la mía y que juntos podemos conquistar el mundo o crear uno nuevo si se nos queda pequeño.

Tú me has enseñado a llevar la sonrisa puesta, a sacar a pasear mi lado bueno, a entregar mi alma sin medir las dosis. Tú me has enseñado que merece la pena decir "te quiero" sin miedo y arriesgar todo a una carta que el tiempo dirá si es la ganadora. De momento gano un compañero de viaje, alguien que me da la mano y me tiende el alma.
Te tengo a ti y parece que rozo la perfección cuando me curas los rotos.

domingo, 8 de abril de 2012

TEM

Te abrazo.
Y somos parte de un universo paralelo, de otro mundo, de otros sueños.
El caso es que me he dado cuenta de muchas cosas, como de que no tengo nada claro.
Cuando las palabras se quedan estancadas en la garganta, me basta con mirarte para contar historias. Y podría decir que sí, que eres mi inspiración, mis ganas y la sonrisa más bonita del mundo. Podría decir muchas cosas de ti que no te definirían en absoluto.
Hay que verte reír y descubrir la línea que forma tu boca y la cara que se te queda cuando te acarician un rato.
Hay que sentirte y besarte para saber cómo me siento. Hay que escucharte hablar de lo que te pasó tal o cuál día y encontrar tesoros entre las cosas que no parecen importantes.
Y ver cómo caminas a pesar de un día malo, cómo se te acelera el corazón cuando se me escapan las manos. Qué color respiras, qué paisaje sueñas, qué te hace feliz.
Hay que descubrirte para descubrirme, hay que seguir tus pasos para encontrarme al final del camino.
Porque yo estoy sólo si tú me imaginas.

jueves, 5 de abril de 2012

Vivimos de tu mentiras. O de las mías.
De los encuentros que no existen, a las 3 de la mañana. De los besos que no damos, de los conciertos a los que no vamos, de las voces que no escuchamos, de las verdades que callamos.
Ajenos al mundo cuando somos dos, perteneciendo al vacío y víctimas de las ganas.
Nos herimos, abrazamos, soltamos y volvemos a agarrar.

miércoles, 4 de abril de 2012

Tu sonrisa, tu forma de mirar, de hablar, de decir mi nombre.
Todo lo que dices me trasforma, "cambia mi universo". Adoro estar así y lo odio también.
No puedo acariciarte hasta que te quedes dormido, ni llenarte de besos ni escucharte canturrear cuando paseamos por Granada. No puedo reirme con todas vocales, ni escuchar los latidos de tu corazón acelerarse cuando me acerco.
No puedo escucharte decir "te quiero" y leerlo de tus labios, abrazarte bien fuerte hasta que se me cansen los brazos...
Echo de menos cada milímetro de tu cuerpo.

domingo, 1 de abril de 2012

TE AMO

Ni he conocido, ni conoceré, a alguien como tú. Que consiga de mí lo que tienes tú, que me de lo que me das tú; que sonría como sonríes tú. Al que necesite abrazar constantemente para darme cuenta de que es real.

Eres un golpe de suerte, mi destino o la persona adecuada en el momento adecuado.
"No podría cambiar nada porque es perfecto así"

viernes, 30 de marzo de 2012

Te voy a echar tanto de menos

Puedo sentir tu respiración contra el cuello. El aire choca y se torna caliente. Cada centímetro, se apodera de mi piel y va quemando, marcando espacio.
Sin remedio ni posibilidad de disminuir el paso, me acerco a la adicción a tu sonrisa. Al mundo destacan tus ojos, a mí, tu forma de mirar.
Atraviesas rescoldos imposibles, plantas esperanza donde se hacían fuerte las ruinas. Y creas, destruyendo adversidades, miserias.
Allí donde siembras caricias, el amor las recoge y abraza.
Te miro y disfruto quién eres, por qué vives y cómo mueres. Te deshojo y me estremezco con cada misterio sin resolver.
El conjunto de milagros que significa tu presencia es lo más fascinante que he visto, créeme.

jueves, 29 de marzo de 2012

Inalcanzablemente tú

Corrompido tu cuerpo por delirios. Fantasmas de ilusiones y sueños rotos.
Carne carcomida, huesos de relleno, sustancia vacía.
Eres una cáscara.
Te sientas al filo de la cama, te pones las zapatillas, vas al baño y te vistes después. Sales de casa sin desayunar y vuelves a la rutina. Cada día es igual, igual lunes que domingo. Y no sientes nada.
Pies que andan solos cuando el corazón se para. Caminas para evitar la muerte, sonríes para rozar la vida y te quedas al borde de ambos misterios...impotente.
Pese a todo, apareces frente al mundo como alguien a quien todos quieren emular, acariciar y poseer. Tu imán guarda relación con lo poco que te gusta que te toquen.

martes, 27 de marzo de 2012

¿Lo recuerdas?

Hace tiempo yo era otra persona.
Dios era un porcentaje grande de mi vida y acababa de descubrir que prefería las corbatas a los vestidos de princesa.
Después él se fue y con él buena parte de mis ganas y todo el interés por abrirme al mundo.
Quizás en esa época fui lo más interesante. Hermética y con mucho mundo interior, víctima de paisajes de libro, escuchando grupos ya extintos y divagando acerca de misterios que ni siquiera cabían en vuestra mente como pregunta.
Crecí rápido y fui presa de mis inquietudes. La fachada hizo el trabajo sucio y tapó mis inseguridades y mi temor a que no pudiera quererme nadie por volverme intocable.
Lo cierto es que estaba partida entre mi soledad y mi ansia por acabar con ella. Aún así, me aterraba la idea de que alguien pudiera tocarme.

Recuerdo llorar con ella al lado. Algo se resquebrajó cuando durmió conmigo tras su muerte; algo que nos unió y nos convirtió en hermanas.
Siempre me abrazaba en silencio, dispuesta a escuchar mis balbuceos, a cagar con la vulnerabilidad que pretendía esconderle al resto. Entonces me equivoqué y confié en quién no debía.

El tiempo había pasado y ya tenía 16. Estaba extasiada por Italia, atolondrada por mis ilusiones y deseosa de que alguien me abrazara a tiempo completo. Y confié.
Siempre me arrepentiré de haber hablado de la persona más importante de mi vida en voz alta. De que él lo escuchara, porque no lo merecía.
Compartimos 16 meses de mi vida y quizá dos o tres de la suya. En algún momento dejé de ser lo más brillante y alternativo que había visto, para amoldarme a lo que querían que fuera. Y una vez más, me equivoqué.

Sólo quería ser y que estuviera orgulloso de caminar a mi lado, pero para él, yo era un cúmulo de taras que terminé asumiendo.
Siempre intentaba quedar por encima, y al final fui yo la que terminó fascinada, empapada de su imagen. Todo era mentira, más allá de las promesas o los planes. Él era una mentira. Y yo su sombra, fíjate qué personalidad la mía...desbordante.

Cuando se cansó de escucharme llorar, desapareció del mapa y una parte de mí se esfumó también.
Todo tiene una parte buena y él me enseñó a tener miedo, a sentirme pequeña, a no dejarme acariciar.
Aprendí a ser de nuevo, recelosa y cobarde.

lunes, 26 de marzo de 2012

Ya te echo de menos

Cuando te vas se me escapan las fuerzas.
Suelo pensar que hay posibilidades de que algo cambie de repente, de que crucemos malas palabras y se esfume nuestra historia.
Siempre me quedo mirando, cuando te vas.
Veo tu silueta desaparecer tras la esquina y sonrío y me asusto a la vez. Pienso en lo que vivimos y en que me muero porque gires, me cojas de la mano y bailemos un poquito más.
Mi imaginación siempre ha ido más rápida que mis pies y ha inventado maneras nuevas de desearte cada vez...

domingo, 25 de marzo de 2012

Perdóname

Me tienes, me dejas correr.
Fue impresionante tu forma de tocarme sin usar las manos. Era sencillo, te desnudabas, contabas historias para no dormir.
Probablemente me fascinara cada aspecto que me enseñabas, cada libro que te gustaba, cada canción y cada herida, cada queja, cada grito, cada llamada de auxilio. Me gustaba que fueras frágil disfrazado de fuerte, porque yo soy de esas también.
Leí tus historias y me empapaba de desventuras. Hablábamos de la vida y acariciábamos la muerte. A mí me gustaba May Kasahara y a ti te fascinaba el zoo de Nutmeg, no obstante, siempre fuiste El-pájaro-que-da-cuerda. Con tus manchas, con tus taras...con tu manera de buscar respuestas para no encontrar nada.
Un día tras otro, el último susurro antes de cerrar los ojos.
Me acostumbré a tu respiración aún sin escucharla y supe entender tu dialecto y tu angustia y tu miedo. Y compartimos todo eso y alguna que otra noche en silencio.

Lo que tenemos suele ser turbio y doloroso. Nos unen los desencuentros, enlazamos en el dolor y nos aferramos a las penas. Jamás supliremos vacíos.
A veces piensas que tengo forma de respuesta y otras soy confidente de tus errores en su busca. Lo que hacemos mal es nuestro símil. Los rotos, las quiebras, los agujeros negros y las caídas.
Es nuestra manía de abrazarnos hasta helarnos el alma lo que disfrazas de amor.

Nunca olvidaste tus heridas, ni las cubriste, ni las bañaste en alcohol. Nunca has tenido la menor intención de cambiar al ente pasivo del que tomaste forma.
Lo cierto es que ese eres tú: el resultado de un cataclismo; de la sangre, de las vísceras, de las explosiones...de la carencia y el desconocimiento.
Tú, el maestro del indie, del cine, del manga y lo absurdo. De las dudas existenciales, del interior, de las miserias, del sexo que conlleva al dolor, del dolor que conlleva al sexo...tú, eres sólo eso, un bucle de equivocaciones sin posibilidad de retorno.
La fascinación inicial desaparece y queda sólo tu cuerpo desnudo, acurrucado.

Mis manos sólo responden a un cuerpo, a un estímulo, a un nombre, a un color.
Tu oscuridad desaparece cuando se esfuman mis vacíos. Cuando me mira, cuando se calla, cuando suspira, cuando me toca.
La debilidad cambia de forma y se ata a su sonrisa, a sus manías, al olor de su pelo un día de lluvia. Al calor de unos brazos que llaman a otros brazos, a una salida, a un ciclón.
Me mueve, me estremece y me apasiona aunque no sepa en cada instante qué piensa o qué dirá. Nunca me priva de un instante y me da toda la fuerza que se me escapa. Me la regala envuelta en las yemas de sus dedos.

Nunca ha sido cosa nuestra.
Incluso cuando no conocía su nombre o su cara, siempre fue él.

sábado, 24 de marzo de 2012

jueves, 22 de marzo de 2012

Tú que crees en mí

Me perdonas cada vez que me equivoco. Estás tan acostumbrada a escucharme gritar que se te olvida a ratos como suena mi voz serena.
Cantas conmigo y me dejas tus pinceles. Me enseñaste a amar la pintura y la literatura y ahora uno de tus libros va siempre conmigo...20 años contigo y ahora aquí está, en mi mesita de noche después de tantas y tantas vueltas de página.
A veces lo acaricio como si fueran tus manos. Paso horas volviendo a leer la misma historia porque es nuestra y parece que tus recuerdos están también grabados en ella.
Echo de menos abrazarte, robarte el sofá mientras te cuento lo que me preocupa y me bebo tu coca-cola (sólo por fastidiar porque ni siquiera me gusta). Que me regañes o me animes a salir o me pidas canciones o me mires mientras toco la guitarra.
Peinarte, salir a comprar a la plaza y volver mordisqueando el pan, acercarte a Bambi y ver cómo me mandas al carajo y repites lo fea que te parece y el miedo que te da.
De verdad, te echo de menos.
Probablemente porque soy una egoísta y necesito que me saques las castañas del fuego, pero se me remueve todo cuando me dices "cariño, no pasa nada", después de una hora llorando al teléfono.

Yo sólo quiero hacerte feliz. Nací para cambiar tu vida y ser alguien de quien de verdad pudieras sentirte orgullosa. Me muevo por ti y quizás sea un error, pero tú me devolviste las ganas de vivir cuando me marchitaba a la velocidad de la luz.
De verdad, te quiero.
Probablemente lo diga poco pero te lo demuestro admitiendo que tengo miedo. Sólo hay dos personas con las que lo hago y a ti puedo decirte cuando me asusto por él...porque quiero cuidar de ambos porque sois lo más importante y la cago tanto que no sé cómo arreglarlo después.

Tu forma de quererle hace que te quiera más. Porque siempre aceptas y valoras mis decisiones, porque jamás has agachado la cabeza al decir que eres mi madre y en cada equivocación me has ayudado a levantarme.

Te debo tanto que esto es sólo otro capítulo más. Que tengo la certeza de volver a errar y que andes preocupada por ese desastre colosal que vive en Granada.
Perdón y gracias...no puedo decir más

lunes, 19 de marzo de 2012

Déjame quitarte el frío

Frágil y desnuda te marchitas. Te veo sonreír, pero no es capa suficiente para tantas cicatrices. Logré descifrarte desde la primera mirada, te abriste tú solita en canal, brindándote. Me obligaste a salvarte.
Cada vez que lograba traspasarte la debilidad se hacía mía. Quería comérmela por ti, acabar con todo lo que te tocaba y ser tu escudo (y tu respiración y tu viernes y tus alas).
Me arrancaba la piel para cubrirte, quitarte el frío con besos se quedó corto con demasiada facilidad. Era tal el tamaño de tus desgracias, era tan grande el secreto tras la máscara feliz...
Todo por verte brillar sin tanta capa de polvo.
Yo quería hacerte nueva y radiante, quitarte el envoltorio y que las lágrimas hicieran el resto.
Yo quería conseguirte un mundo hecho a medida y así paliar también mis penas, descansar entres tus huecos, quitarme el hambre con tu eterna gratitud.
Quería ser tu mitad y tú estabas demasiado ocupada cosiéndote los desgarros.
Dije en voz alta "puedes contar conmigo" y tomaste mi mano y después me cogiste el brazo. Y dejé que me engulleras.
No sé si existe manera de ser suficiente para ti.
Te veo encogida en mi cama y descifro tus sueños. Te estremeces y mis manos te rodean los hombros desnudos. Abrazos en silencio interrumpidos por quejidos esporádicos.
El mundo parece tan injusto cuando tu respiración se entrecorta y muere la primavera...
Quiero ser tu respuesta

domingo, 18 de marzo de 2012

viernes, 16 de marzo de 2012

Te quiero

He olvidado absolutamente todo lo que corría por mi mente porque hoy...hoy sólo puedo pensar en ti.
Si alguna vez me alejo, sigue contando conmigo, ¿vale?

jueves, 15 de marzo de 2012

Ahora sé que no puedo perdonarte

Hace mucho que no escribo para ti.
En algún momento me heriste lo suficiente como para que decidiera alejarme de por vida, poner medidas reales para que no se cruzaran nuestros caminos.
En algún momento decidí que sólo me importaba no volver a ver llorar a mi madre. Tú habías conseguido que las dos quisiéramos morir y romperme a mí es permisible, pero por encima de ella jamás pasará nadie.
Hoy he vuelto a llorar. Sigues teniendo la culpa de partirme en pedacitos que aún andan perdidos en algún lugar. Por motivos que desconozco no logro encontrar los que me faltan, y ya que fuiste tú el ejecutor, debes cargar con el crimen.

A veces parece sencillo sonreír, recomponerme. Abrazo la felicidad hasta que me suelta y me recuerda que no me la merezco. Pero sí, sí que lo hago. Cada día un poco más, me merezco esas sonrisas. Y él merece que sonría, ¿sabes? Mucho más que tú.

Quiero ser la mejor persona del mundo: la chica más guapa, la más divertida, la más inteligente...pero no me doy permiso para ser yo.
Una vez más, tienes la culpa.
Me indujiste a pensar que mi personalidad era una errata, que mi cuerpo estaba sucio y que tocarme era algo por lo que pedir perdón a Dios. Conseguiste que me sintiera insignificante y nada válida, que mirarme al espejo fuera un auténtico suplicio.
¿Sabes qué pasó? Perdí más de 10 kilos y me convertí en sombra.
Sonreí, sonreí, sonreí...y fingí tanto que esa pantomima se comió a la chica pequeña y frágil que había detrás.

Pero yo no quiero fingir. Ni siquiera un poquito más, ya no me sale.
Quiero ser complicada, difícil de tratar. Tener gustos raros, vestir de manera poco habitual, leer a Stephen King y ver doramas...quiero darme una oportunidad real con el chico fabuloso.
Quiero poder...poder darme permiso para quitarme la coraza. Dejar de estar asustada, volver a ser una chica cualquiera en el momento cualquiera.
Olvidarme de la forma en la que corrías al cuarto de baño después de estar conmigo; despertar y sentirme orgullosa de haber dejado toda la mierda correr por el sumidero.

Quiero olvidar que no me gusta quien soy y sujetar de nuevo mis sueños.
Quiero ser la de las ideas claras, la que pasaba del que dirán, la luchadora nata, la hija pequeña de Juan García.
Quiero ser Raquel y olvidar el daño que me hiciste y el daño que nos haces.
Quiero ser hermana, amiga, artista y su chica. Quiero hacerle feliz. Tanto que le duelan los mofletes de reírse, tanto que se olvide de tocarse cada dos por tres el pelo. Tanto que asuma que sus errores no son tan grandes y que estoy enamorada de cada uno de ellos, que no es sólo por su carita preciosa.

Por eso y por todo, quiero decirte que no te voy a perdonar jamás.
Yo conseguiré ser grande y tú seguirás agachando la cabeza, avergonzado por tus faltas.
Siempre fue mejor que tú, no lo olvides nunca.

domingo, 11 de marzo de 2012

Cadena de errores

Manos que rozan otras manos, que producen cataclismos, que fomentan el colapso.
Manos que quieren, manos que hieren, manos que cortan hilos, afiladas, ambiciosas.
Tacto que eriza la piel, que cohíbe la racionalidad, que tiene forma de accidente.
Tacto enemigo del amor, consecuencia del error, tacto desnudo, tacto gris.
Caricias que se convierten en exhalación, caricias y máscaras de oxígeno.
Caricias asesinas de sonrisas, de paseos compartidos. Caricias que no merecen ser tuyas.
Boca devoradora de tranquilidades, boca ambiciosa, boca hambrienta.
Boca que escupe mentiras voraces, boca que ha olvidado que, a veces, un beso suave hace más ruido.

jueves, 8 de marzo de 2012

Tardes-noches

Forman parte de su historia los laberintos plagados de bestias, los desencuentros, las terceras, cuartas y quintas personas. Decir pareja parece surrealista, no se amolda a sus ideas.
Natalia sale de la ducha, impregnando la habitación de pequeñas gotitas, una especie de huellas que sirven para anunciar que se ha colado a media tarde.
Elba llega desde la cocina con las comisuras manchadas de chocolate y se la encuentra tirada en la cama, luciendo silueta; con los cascos skull que le regaló meses antes, intuyendo que escucha a "The Who". Como siempre, la música está demasiado alta.
Ha dejado la ropa ante la puerta entreabierta del baño y se seca al aire, moviendo las piernas al compás de "I can't explain".
La morena se sienta al filo, mirándola de soslayo. "¿Cuando se dará cuenta de que estoy aquí?"
De súbito, sus piernas se enredan, quedando una encima de la otra, como un ensamblaje natural, su pan de cada día.
Las últimas gotas de agua se sirven de la piel al descubierto. Sonríe a través del pelo húmedo, besa las mejillas frías antes del contacto.
Reacción cuerpo a cuerpo, mañanas, tardes, noches...
Rutinas imposible para los amantes del romanticismo.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Había una vez...

Nació cuando el verano estaba apunto de abandonarnos, se gestó al ritmo de Europe y siempre tuvo claro que no quería ser como los demás.
Era un imán para los problemas que se empeñaba en fingir tranquilidad. Alta y grácil, transparente para aquellos incapaces de entender que el mundo es más que lo que vives, que hay oportunidades en cada acera, que la música y los sueños van de la mano.

Se cortó el pelo en un arrebato, nunca le había gustado notarlo caer espalda abajo.
Sonreía poco, pero era difícil de olvidar. Tenía adeptos y obsesos para los que tocaba la guitarra en el local más cutre de la ciudad; pero sus ojos y su cuerpo iban detrás de una melena rubia, incondicionalmente suya desde que la vio ondear.

Pantalones de cuero, camisetas ceñidas del grupo de turno, la pulsera de Natalia, marcando pertenencia. Ojos grises, mirada azul, vodka como aire, mañanas de desconocimiento en la cama de agua compartida por punks sin nombre.

martes, 6 de marzo de 2012

¿Me conoces?

Me llamo Raquel. Algunos me llaman Hachi, otros Keru...mi mejor amigo me llama Rel, él es un pájaro y la causa de mis mosqueos más habituales.
En septiembre abandonaré los 19 para abrazar el 2, pero no pienso madurar, no va en mi naturaleza. Seguiré siendo amante y amiga de ponis, conejos y peluches varios y viendo las mismas pelis malas, alabando la serie B. Bambi seguirá en mi vida, y espero que Donald también y el chico fabuloso...con él quiero compartir mil años 1000.
Estoy enamorada, ¿sabes?
De la fotografía, el dibujo, de Corea y de sus ojos verdes de ciencia ficción.

Me gusta sentarme a hablar y pasar las horas muertas sin soltar ni media frase lógica. Cantar cuando creo que nadie me oye, reírme con todas las vocales, porque eso significa que le tengo cerca.
Mi vida transcurre en la habitación 69, mi felicidad en su sonrisa y entre una cosa y otra gasto el tiempo entre pensar y obligarme a dejar de hacerlo.
Nací filósofa y me engañé creyéndome artista. ¿Qué soy ahora? Persona y, por tanto, sufridora nata. A veces acaricio la guitarra, otras me disfrazo de princesa. Tengo de todo para todos, pero puedo doler (y duelo).

Soy de África, pero piso Granada mucho más. Mi cabeza está perdida...quizás algún día resida en un punto fijo o se quede en blanco y nos de un respiro.
Paso tardes con Zahara, Los Beatles y mis chicos perezosos, entre sábanas y nostalgia, llenando mis letras de echar de menos.
Quiero a gente y me como la distancia, me da igual suspirar por las esquinas. Soy fuerte disfrazada de frágil, frágil disfrazada de fuerte.

Me gustas. Por eso te cuento mis secretos y me desnudo de puertas para adentro.
Si quieres te canto una bonita, no de las de llorar...si quieres te respiro, total, tienes regusto al aire que me falta en los pulmones.

domingo, 4 de marzo de 2012

Busca tu motivo

Estamos heridos, rasgados, intentan rompernos. Se hacen con la debilidad, la fomentan, disparan a dar, somos un blanco fácil por separado.
Van marchitando cada opción, ensuciando las sonrisas, defendiendo falsedad, todo es un disfraz. Van comiéndome hasta que me canso y les dejo destrozarme, me arrodillo, agotada. Ya me volveré a armar.

Estoy cansada. De cada comentario, palmadita en la espalda, intento de ayuda por interés propio. De amistad que busca cortar con lo único que me hace grande. No voy a soltarte.
Ni ahora ni nunca, no es una opción.

sábado, 3 de marzo de 2012

El maravilloso mundo de los chicos fáciles

Siento cómo se deslizan tus manos por mi superficie, llena de curvas, bajando cuestas. El peligro ante un túnel inminente colapsa mis cosquillas, me siento estremecer.
Avanza tu boca, entreteniéndose en recovecos, no quiero mirarte, ya veo cerca el fin del trayecto.

viernes, 2 de marzo de 2012

Debilidades...maldito Cupido

Me he dado cuenta de demasiadas cosas.
El tiempo ha pasado fulminante, barriendo mis miserias, ha traído tu sonrisa, ha sembrado un verano.
Yo, que estoy enamorada de cada misterio, que nací al borde de la sinrazón, que me contamino y me dejo purificar por otras manos; soy el resultado de una limpieza a fondo en la que arrastrar basura ha arañado piel y vida. Me gustaría decir que estoy dispuesta a perdonar.

Tengo demasiados miedos, demasiadas taras. No son defectos de fábrica mis problemas, son estacadas profundas, huecos perforados sin piedad por alguien que disfruta viendo vísceras caer, corazones marchitar, alientos ceder ante la desgracia de un beso único y certero, disparo mortal.
Mi error es sentir cada roce al extremo, derretirme con el paso lento de unos dedos, beber de bocas ajenas, cantarle siempre al amor.


Siento tu espalda contra la mía, tu calor me envuelve: agosto, septiembre, octubre; decides no quererme más. Nos abrazamos, hacemos el amor, mis ojos se abren recibiendo otros ojos. Lucha de intereses, desafío, desencuentros que se enlazan con revolcones en el sofá. No hay palabras ni necesidad, no hay nada más que una distancia cargada de suspiros.
Sólo el universo sigue andando mientras tus manos están quietas, atrapadas entre mis piernas. Sólo la calle se contagia del musical vespertino, las sonrisas se congelan en esta habitación.

martes, 28 de febrero de 2012

Felicidades, abuelo

Hace más de 6 años que no te veo.
La silla donde cenabas a las 8 de la tarde parece vacía por más que nos sentemos. Ya nadie espera ansioso para comprobar el número de la lotería ni canta como tú villancicos a todas horas con el portal de Belén más bonito del mundo ocupando un mueble entero.
No he dejado ni un momento de pensar en ti.
Me ha podido el miedo, la inmadurez, la imposibilidad de enfrentarme a lo mucho que te echo de menos. He sido más pequeña que tu ausencia y he dejado que me engullera.
Callé lo mucho que te quiero, absorbí todas esas ganas que tenía de decírtelo y lloré (y lloro) cuando estaba segura de que nadie podía saber que sigo deseando escucharte llamarme, aunque te equivocaras mil veces de nombre.

Yo quiero hablar contigo y pedirte perdón por ser tan frágil. Sé que lo sabes, que me quieres y que te aseguras de que sea feliz.
Sé que eres tú quien me cuida, quien me susurra que soy la mejor y consigue que me lo crea. Sé que estás aquí, que me estás viendo llorar y estás poniéndote triste, pero como hoy es tu cumpleaños...voy a prometerte sonrisas.

No he vuelto a comer caramelos de menta con chocolate ni a dejar que nadie me ofrezca un pañuelo de cuadros cuando estoy triste. Ya nadie me frota la tripa para que no me duela ni me sienta en sus rodillas para compartir la cena. Nadie me quiere como tú y yo no voy a querer a nadie así tampoco.

Siempre serás el hombre de mi vida, mi abuelo, mi padre y la mejor persona que he conocido.
Feliz cumpleaños

lunes, 27 de febrero de 2012

Sólo porque eres tú

Podría intentar describirlo, hablar de sensaciones, de nudos en la garganta, de sonrisas, de vacíos, de extremos que se tocan cuando me rozas. Podría decir muchas cosas que se evaporarían en el tiempo y la memoria. Podría cantarlas, dibujarlas y abrazarlas por las noches; podría fingir que es tan sencillo como esbozar un "te quiero".
Podría conformarme con lo que todos piensan, podría asentir cuando dicen que eres el mejor, reírme de los que no confían, sentir lástima por aquellos que creen imposible tocar un corazón.
Podría hacer cualquier cosa para convencerte, coger mi guitarra y plantarme en medio del sitio más concurrido de Granada, podría...podría susurrártelo al oído o escribirte una pancarta. Publicarlo y gritarlo sin mancharlo lo más mínimo, empapelar la calle más grande con la sonrisa más bonita...podría hacerlo todo y me quedaría igual, sin maneras certeras de decirte cuánto significas, cómo me gustan tus ojos, tu forma de besar, tus manos frías y tus tropiezos.

jueves, 23 de febrero de 2012

Domingos de lluvia

Tú dices que me quieres y yo te miro, intentando crear lazos, ¿no es así cómo se hace?
Durante un tiempo pensé que era lo que quería, lo que necesitaba, la solución a mis problemas. Y ahora dices que me quieres, ¡que me quieres...! Y pretendes que te abrace, que te arrope, que lo entienda, que me olvide de todas las manos por las que has pasado hasta llegar a mi puerta.
Jugando con el amor incondicional, explotando mi paciencia, mis debilidades (tú).
Sabes lo que quiero, lo que espero...que te necesito; y me lo pones delante con la promesa de no volverte a marchar.
Quiero creer.

Como un gatito mojando esperando ante mi puerta, con la sonrisa tímida, los ojos clavados en mi boca. Con ganas y a la espera de que te de el sí, te haces un hueco en mi habitación, te apoderas de mi vida un poquito más.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Febril

Si sólo pudiera dormir y nunca abrir los ojos, si mi mundo se redujera a sueños y me dedicara a imaginar; si las noches fueran sólo un cuento y pudiéramos hablar de eternidad, si el tiempo no nos acosara y se diluyera entre la bruma. Si el mundo fuera otra historia (la que quisiera cada día) y la Tierra sólo una invención, si jamás nos hiciéramos viejos, si el cuerpo muriera como envoltura. Si mi trabajo fuera amar, si mis herramientas estuvieran destinadas a tu felicidad, si sólo fuera un elemento más creado por y para ti, seguiría pintando estrellas imaginarias, seguiría hablando con los actos, con los besos.
Si no existiera nada que pudiera hacerme cambiar, si estuviera destinada a ser un sueño dentro de un sueño; si tú fueras otro y no supiera tocarte...inventaría la forma, el lugar; crearía un mundo nuevo, si me apuras. Nuevas formas de darle sentido a querer y conseguiría que tú también lo sintieras.

lunes, 20 de febrero de 2012

Si quieres bailamos.
Nos acariciamos el alma, rozándonos cuerpo a cuerpo.
Nos respiramos.
Si quieres lo hacemos, durante un minuto, como si fuera un sueño.

viernes, 17 de febrero de 2012

So...i need you

Estamos minados por los desencuentros. Nos contaminamos, competimos hasta rompernos, nos quedamos sin aire.
Ruptura kilométrica de promesas, de lazos atados fuerte presionando contra mis venas.
Cada día un poco más, te echo de menos. Cuando estás, cuando no, porque nunca puedo tocarte.
Te necesito, sobretodo en la debilidad, como buena mala persona. Estamos hechos del mismo material, de ese tan inflamable que nos hace saltar a ambos por los aires cuando nos rozamos sin querer.

Disfrutamos hiriéndonos para luego curarnos, mirándonos desde lejos, acariciando los "quizá". A veces la distancia me come, a veces te noto al otro lado de mi cama, de las fisuras internas, de la esperanza.
Espejo de lo que no quiero ser, atrayente y peligroso.

Ese es mi mejor amigo, una parte de mí, una consecuencia de mis errores.

miércoles, 15 de febrero de 2012

martes, 14 de febrero de 2012

domingo, 12 de febrero de 2012

El frío ya no duerme conmigo

Los pies colgando mientras te sientas en la cama, pareces más pequeña, desperezándote como un gato. Te frotas los ojos y me miras, aún los tienes entornados y pareces llevar marcado un interrogante en la comisura de los labios. Y sigues mirando, me preguntas muchas cosas y las respuestas se quedan en el aire, hoy no me apetece hablar.
Me siento al filo, me abrazas por detrás. Tus dedos finos apenas me rozan el cuello, siento tu cuerpo contra mi espalda, el día luminoso a través de la ventana...oigo las risas, a las que les quedan aún horas por aflorar, acaricio la calma en tus pupilas. Siento que me miras. Quizás el pelo, la clavícula, quizá los brazos cayendo como un peso muerto, las rodillas ocultas tras el pantalón de algodón viejo. Te vuelcas hacia un lado, buscándome los labios, llamándome en silencio, incitándome a quererte más.
No amanece, ni la oscuridad llega del todo, ni hay tiempo, ni espacio, ni universo, ni cataclismo. No hay vacío, estás tú.

Pero no todos sienten la magia, para el resto hoy es domingo, frío en febrero, en las calles, en el metro, no en tu pelo.

jueves, 9 de febrero de 2012

Peeta

Me quedo en lo superficial, no logro alcanzar ni siquiera una de tus maravillas. Quiero dibujarte.
He soñado con tu presencia desde el primer abrazo que quedó en el aire, he visto superadas mis expectativas, he sido alcanzada de lleno por una luz que abrasa más que las llamas.
Te he visto y he dejado que me toques. Cubierta de miedo, de expectación y de dudas, con las defensas al límite y el pelaje erizado.
Se me relajan los músculos con tu tacto, aflojo las piernas, me uno a tus causas. Te veo aquí y es como respirar después de aguantar con los carillos llenos de aire recalentado, como descubrir pinceladas distintas tras años de trazos planos, como el naranja, como imposibles...

Estoy dentro de todas esas lagunas, devorándolas con fiereza, armándome de valor. Estoy flotando por ti, asesinando mis carencias para abrazarte con dones, todos esos que tú mereces.
No sé quién soy, pero estoy más cerca de descubrirme contigo.

martes, 7 de febrero de 2012

Si quieres hablar de arte...

...hablemos de tu cuerpo.
De tus pliegues, movimiento, de las sombras, del color. Hablemos de textura, de una fotografía que me muestre tu tacto, tu sabor, que me deje en carne viva.
Déjame recorrer entre luces tu mandíbula, bajar hasta la clavícula y dejar pasar las horas; pintarte de colores, esculpirte a la manera griega: me sobra el formón, utilizaré sólo los dedos.

Tú quieres hablar de los grandes: hacer un repaso a Monet, a Miguel Ángel, soñar con Roma y su Piedad; yo pienso en musas en masculino, tomando como modelo tus medidas y desniveles, las cicatrices, lo que se sale del canon pero suena más certero, más perfecto aunque increíble.
Entra en contradicción porque o se siente o no se vive: el arte es arte porque eres tú.

lunes, 6 de febrero de 2012

Congélate entre mantas

Qué pena que todo empiece y acabe con lágrimas, qué lástima, verlas recorrer tus mejillas.
Te escuecen los ojos una vez más, como siempre que te despiertas en esa cama, con esa voz, sintiéndote lo más insignificante de la Tierra, deseando con todas tus ganas que llegue un golpe, en vez de tanta humillación y desafío.
Mata a la fragilidad, porque es lo que él quiere, oír gritar al vulnerable.
Te vacías entre las sábanas, te falta el aire, dejas escapar pequeños sollozos como cuando eras pequeña; desvaneces la máscara, fulminas tu silueta: hace años que sobresale tu pecho, que tienes cuerpo de mujer; pero la mirada ingenua y asustada te borra por completo.

Te he escuchado preguntarte en voz baja quién eres, por qué lo haces todo mal; buscar a Dios en cada esquina, consuelo, respuestas mudas.
Si te faltan unos brazos que te cubran, si necesitas una coraza más dura...nunca sabré qué hacer por ti si son las 9 de la mañana, nos separán kilómetros, obligaciones y miedo; si te siento tan lejos que te dejo morir.

domingo, 5 de febrero de 2012

Domingo de caricias al alma

Huele el aire a ti, alimenta tu silueta insinuándose en mi pared.
Te sientas al filo de la cama, una camiseta enorme, esa negra que tanto te gusta. Te observo con detenimiento, acerco la mano, te rozo los dedos. Mirada ingenua, sonrisa grande.

sábado, 4 de febrero de 2012

Irascible

El aire suspira y me ahoga, el viento no roza, apuñala. Me cansa y me agota oírte, no estoy preparada para seguir andando.
Cada cosa que dices, haces e incluso piensas, me enerva sobre manera...eres la antítesis de absolutamente todo lo que quiero ser

jueves, 2 de febrero de 2012

El sabor de tus vacíos

Te ha dado por tocarme, por bajar la cremallera y meter la mano. No sé qué te pasa, pero resulta imposible pararte aunque la situación me desborde.
Dices que necesitas hacer a alguien sentir, yo te recomiendo que apartes la lengua y uses el corazón. Me siento, te escucho y me da igual que me uses, cedí y acepté mi posición: amante/amiga, nunca más.
Quemas tus cartuchos con gente que no sabe entenderte, intentas paliar tus pecados desdibujándome el cuello a mordiscos. Me gustaría decir: no voy a quererte más; pero tu olor a vainilla me llega, convenciéndome de imposibles.

Te quedas dormida en mi cama después de la última borrachera, el rímel extendiéndose poco a poco, las palabras extinguiéndose, ajenas al mundo. Te abrazo por la espalda y lo dejo estar, mañana volverás a olvidarte de mis dolores, escribirás una nota y desaparecerás antes de que pueda retenerte. Las horas pasarán y me sonreirás como si nunca uniéramos bocas, como si no asesinaras cada rescoldo de mí cuando algo te sale mal...

Te quiero. De una manera destructiva, atronadora, rozando lo obsesivo, olvidando mis miserias, envolviéndome de tus miedos, abrazando tus tormentas.
Más allá de los roces que me regales en domingo, te quiero cargada de necesidad, de odio, de asco y de pena. Te quiero, vacía y sin valor, hecha cáscara ciega.

Acércate a ella, acércate a mí

De entre sus piernas una explosión de mariposas, la necesidad de conocer mundo, de amar a más de una boca.
Contaba mentiras a destiempo, leía hasta los envoltorios del almuerzo. Hija de 4 culturas, discípula de Platón; extendiéndose más allá de su cuerpo con la guitarra, la voz y los dedos.
Soñadora empedernida pero catastrofista como pocas, niña bien, sonrisa rota.

Caprichosa y bonita, ojos verdes, eclipse con patas. Perdida entre pop comercial y poesía de la de antes, enganchada a la MTV entre otras absurdeces. Pequeña y delgada, flexible como un junco, luminosa y rubia, portadora del vestido azul más bonito del mundo.

Hablaba con facilidad del campo abierto, del mar, de los pájaros, de la vida. Contaba sus rutinas, sus tragedias, sus naufragios; reía y el mundo callaba (mi mundo callaba).

Todos creían abrazarla, pero nadie la llegó a rozar. Apoyaba la cabeza en mi hombro, cansada y yo la miraba inmersa en el deseo de acariciarle el pelo. Los ojos cerrados, la sonrisa puesta, tararea una canción que nadie entiende, mi dulce Natalia.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Bienvenidas frías

Febrero nos recibió con una capa densa de nieve, de esa que hiela los cuerpos en busca del afectado corazón.
A medida que se derrite, el agua atraviesa gélida capas y capas, desde la piel hasta las entrañas. Los huesos se resienten, la carne enrojece y el abrazo es lo único que salva la cordura. Ha llegado hasta mi alma, me roza en forma de tormenta enfurecida, me ha ido arrancando tiras donde antes había semillas y tierra.

Febrero ha venido para quedarse; me ha prometido cuidarte y dejarme lo peor y no he tenido más que asentir con la cabeza para que empezara a atravesarme.
Sé que todo irá bien, que terminará por calmarse y colmarme de vida...sólo hay que aguantar un poco más y que venga de nuevo el calor que enamora a los enemigos y no filtra las emociones.

martes, 31 de enero de 2012

Podríamos ser arte

Emoción, colores, sentimientos, vida.
Podríamos contar miles de historias, evocar sonrisas, sinsabores.

Podríamos ser arte pues nuestro cuerpo es un lienzo cargado de matices a los que sacarles partido con un poco de color, con textura, con la imprimación adecuada, a base de caricias.
Escultura maleable con el calor que tus manos saben dar. Podríamos cubrirnos de hormigón y seguiríamos fluyendo, destilando esencia, oliendo a latidos de corazón.

Podríamos convertirnos en dibujo y que las líneas y trazos se tornaran nerviosos cuando nos separáramos y se volvieran gruesos y seguros en la unión. Un poco de acuarela para no convertirnos en grisalla, porque a mí ,a color, tus ojos me gustan más.

Podríamos ser cine, la película más ñoña del mundo. Y partitura y novela y poema y fotografía. Podríamos expandirnos ante cualquier frontera, crecernos en la adversidad, conseguir que el mundo nos acoja y se acaben los suspiros. Yo sé que podríamos serlo todo...hoy lo sé.

Quizás el mundo no es de todos, es tuyo y mío, es mío y tuyo...nada más

lunes, 30 de enero de 2012

Ausencias necesarias

Me duele todo, se me cierran los ojos. La habitación está a oscuras y hay bocetos por todas partes, mi despertador sonará dentro de 4 horas y media y siento que el cuerpo va a fallarme de un momento a otro.
Estoy cansada, pero en cuanto me acueste pensaré en todo eso que he estado evitando a lo largo del día entre lápices y tinta.
No quiero echarte de menos...no quiero en absoluto necesitar hablar contigo, pero eras mi rutina de lunes a domingo. Diciendo estupideces, compartiendo tonterías...y ahora estarás durmiendo porque siempre madrugas "para limpiar"...
Te conozco como me conozco a mí, a veces ambos nos sorprendemos resultando más infantiles de lo que solemos ser, detrás de nuestras capas y capas de madurez auto-impuesta.

Siempre he pensado que Marta y tú eráis dos partes de mí totalmente imprescindibles...huecos de calma en los que resguardarme cuando el tiempo me ponía demasiadas trabas.
48 horas sin decir una palabra y ya me siento tonta otra vez...
Tu música, tus películas de pensar, esos gifts absurdos que sólo te hacen reír a ti, las competiciones por llamarnos cosas cada vez más ridículas...Leviriet y el pájaro-que-da-cuerda.

No sé si empezar a llamarte Tom yo también...todo por prescindir de tu nombre, por no necesitar tus mentiras

domingo, 29 de enero de 2012

Sabes a domingo

Y el domingo sabe a ti





Vamos a inundar la parte de atrás con tanto amor ¿y qué? Si nuestros besos lentos son de foto y somos tan pastel...

viernes, 27 de enero de 2012

Give me something to believe in

Asusta que mi cuerpo sólo responda al tuyo, que me sienta febril, indefensa, desahuciada, inmersa en tu ausencia. Tengo miedo de mis debilidades y mis fortalezas; todas están vinculadas a ti.

Me debato entre la incapacidad de hacer nada útil y la necesidad de matar al tiempo, de dar lo mejor, de romperme las manos, para poder alcanzarte de nuevo y sentir que todas estas sensaciones absurdas pueden esfumarse por fin...

Como esas canciones que hablan de tu manera de mirar, caminar y ver el mundo, como esos momentos en que siento que cada segundo carece de sentido si no lo podemos compartir, como las sombras y las luces que componen mi existencia. Así te quiero, así...



And I know you too well to say that you're perfect...but you'll see, oh, my sweet love, you're perfect for me

jueves, 26 de enero de 2012

Vuelve a encontrarme

Siempre he sido de esas que sueñan con infinito.
Creo en la unión de dos personas antes de conocerse; creo que persiguen el sabor del otro, su aroma y esencia en cada persona que aparece y, cuando se rozan por fin, se produce una explosión.
Confío en que los caminos se crucen en algún momento y, a pesar de las curvas, sigan rozándose de vez en cuando, provocando sonrisas y volcanes, matando al hastío.
Pero soy distinta al resto.

No es necesario amarse toda una vida, seguida y de continuo, despertar todos los días con la misma persona, dormitar contra su pecho cada noche; no hace falta tanto, a veces obligarse a esto es lo que mata los sentimientos.
Simplemente, vamos a querernos. Hoy, mañana y pasado Dios dirá...
Vamos a vivir de esto, a respirar sueños, a almorzar besos...a alejarnos y acercarnos, a tocarnos donde duele. Descubriremos que en otra gente no hay espacio ni calidez suficiente; sintamos siempre que el otro es nuestra casa: refugio, tranquilidad y comprensión.

Vamos a querernos...sólo a querernos.
Fundámonos con el colchón y no nos despeguemos. Vamos a hacerlo sin tiempo, yo no quiero prometerte nada. Me gustaría sentir que 50 años son pocos, pero no quiero mentir a nadie y no puedo asegurar sin miedo. Por eso, vamos a hacerlo hoy, centrémonos en caricias y apartemos los planes. Déjame recorrerte el pecho con los dedos y después limitarme a apoyar la cabeza para escuchar la respuesta a mi tacto.
Déjame quererte un poco más y desearte un poco menos.
Sáciame las ganas, arráncame la vida.

Si es que vas a volverme loca...

Conoces mis carencias, las explotas. Demuestras que puedes, que sabes, que quieres llenar mis vacíos.
Me quedo callada y medito acerca de todas esas cosas de las que hablamos mañana, tarde y noche...de las promesas que tienen forma de proposición, de eso que no se debe hacer (pero por lo que podría jugármela)

miércoles, 25 de enero de 2012

Me matan las ganas

A veces te imagino con claridad tirado en la cama, a mi lado. Me miras mientras te apartas el pelo, sonríes y cierras los ojos, tu mano se aproxima a  mi cuerpo.
Me rozas el costado con la punta de los dedos y el aire mismo absorbe el escalofrío.
Se me levanta un poco la sudadera y la piel desnuda responde a tu tacto, obligándome a girar y contemplarte de lleno. Dibujo tu rostro con las manos y automáticamente se te abren los ojos y tu fuerza despierta, tirando de mí hasta que quedo encima, desconcertada y perdida, preguntándome dónde quedó la pasividad.
Tu boca me recibe y tus caderas me acogen, pantalones y demás esparcidos por el suelo.

Nos limitamos a bebernos deprisa, sin perder el tiempo en detalles tontos; sin timidez ni medias tintas, ¿para qué más?
No hay sonido, sólo tu respiración que se acelera y se entrecorta.
Nada sabe mejor que tu cuerpo, centímetro a centímetro sin dejar un rescoldo siquiera sin besar...

Como anoche, sigo teniendo ganas de comerte a ti más que al mundo

+

Cómo se puede ser tan cuerdo y estar tan loco por tus huesos...

T'estimo molt



Da igual cuántas veces la escuche, seguirá siendo la banda sonora de un sueño

martes, 24 de enero de 2012

Recuerdos

Nos conocimos cuando agosto estaba a las puertas y de julio y su calor quedaban sólo los últimos suspiros. Mirarte fue como encontrarme con una parte de mí misma; simplemente me acerqué y estuvimos hablando  de cosas sin sentido, 10 minutos después ya formabas parte de mi vida.



Hablar de ti es confesar mis propios errores, eres un reflejo de alguien que pasó a mejor vida (de mi yo anterior). Me atrae y me aleja esa certeza de que estamos hechos del mismo material y has sentido (y sentirás) por todo lo que ha pasado mi cuerpo.
Tenía que levantarte para levantarme a mí también, abrazarte para matar a mi propio frío, pensaba en ti de manera egoísta mientras repetías "sólo soy alguien de usar y tirar".
Brutalidad sincera y pasividad dañina esconden tu miedo y tu dependencia; por eso, cuando dices que quieres desaparecer, suspiro. Sabes lo pequeño que eres y te aferras a la fortaleza de tu propio mundo.

lunes, 23 de enero de 2012

I don't know why...Girl, you make me wanna feel

Leviriet

Acuna al pajarillo y le da cobijo, atiende a sus confesiones, se desliza sobre sus faltas. Mantiene a distancia a las tinieblas, sobrevive a sus sátiras; conoce sus huecos y los tapa con plumas nuevas cargadas de luz.
Regala el alma al chico caído, acaricia su pelo negro y se lo aparta de los ojos. Le devuelve la vista, le confiere esperanza.

Leviriet y sus secretos, sus debilidades, sus fortalezas. Sus manías de chica normal disfrazada de heroina.